Eso Va Noticias

¿DE QUÉ LE VALIERON A UCRANIA SUS BUENAS RELACIONES CON CHINA?

Por Luis Zúñiga – Analista político

Las relaciones diplomáticas entre países llevan implícitas el reconocimiento de la integridad territorial de su contraparte y el respeto a sus derechos en el contexto internacional. Adicionalmente, las relaciones comerciales le agregan un vínculo de intereses comunes que deben fortalecer las relaciones entre las naciones.

Ucrania mantenía ese nivel de relaciones diplomáticas y comerciales con China y, además, había facilitado múltiples inversiones económicas de ese país, lo que significaba que todo era normal y afectivo entre ambas. Sin embargo, en el momento en que la Rusia de Putin lanzó su invasión armada contra Ucrania, la actitud de China cambió radicalmente para apoyar, implícitamente, al agresor.

Increíblemente, China se ha negado a calificar la agresión rusa a Ucrania como lo que es: una invasión armada y se ha asociado a la definición absurda con que Vladimir Putin pretende disfrazarla: “una operación especial”.

El voto chino en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha estado al lado de Rusia y contra Ucrania. El voto de China en el Consejo de Derechos Humanos también estuvo al lado de Rusia y contra Ucrania. Incluso, el régimen chino se ha negado a rechazar públicamente la ayuda militar y económica que Vladimir Putin le ha solicitado para financiar su guerra de agresión contra Ucrania.

La traición de China a las buenas relaciones con Ucrania y su negativa a respaldar en los organismos internacionales sus derechos como nación independiente y soberana debe servir de lección y experiencia a los que mantienen relaciones diplomáticas o comerciales con China.

De nada le valieron a Ucrania los $18,900 millones de dólares en comercio bilateral con China (más del doble del comercio de China con Rusia), ni las oportunidades de inversión que ha ofrecido al gigante comunista asiático, incluida la venta en el 2013 de tres millones de hectáreas de tierras cultivables en la región de Dnipropetrovsk, para que China produzca cereales y críe cerdos para su consumo interno. Tampoco le valió que Ucrania envía a los chinos el 30% del maíz que consume.

El genocidio que Rusia está ejecutando en Ucrania es espantoso. La ciudad de Mariúpol ha sido reducida a cenizas y escombros. Los objetivos de la artillería y aviación rusa son los edificios de viviendas, los hospitales y las escuelas. Las fotografías y videos de las agencias de prensa internacionales son horribles. Es muy difícil de comprender y menos de aceptar, que el régimen chino esté respaldando esa monstruosidad.

Definitivamente, esta guerra de agresión imperialista rusa ha expuesto inequívocamente los propósitos e intereses chinos en el mundo. A partir de este momento, la visión sobre China cambiará significativamente y sus relaciones internacionales se verán muy seriamente dañadas. Lástima que Ucrania haya tenido que sufrir está tragedia para que el mundo conozca mejor al régimen chino.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *