Estados Unidos enfrenta un problema “muy grave” con la vacunación contra el covid-19, advirtió un alto funcionario de salud.

Las vacunas son, de lejos, la herramienta más poderosa que tenemos disponible contra el coronavirus, pues protegen a las personas de la enfermedad grave, de necesitar hospitalización e incluso de morir a causa de este virus.

A diferencia de muchos países menos desarrollados, Estados Unidos tiene la suficiente cantidad de dosis para vacunar a toda su población, así como la infraestructura necesaria para implementar su distribución.

¿El problema? No todos quieren recibir la vacuna.

“Tenemos un problema con la adopción de vacunas que es muy grave en Estados Unidos. Y cualquier cosa que podamos hacer para que las personas se sientan más cómodas frente a poder aceptar estos productos médicos que salvan vidas es algo que nos sentimos obligados a realizar”, dijo el Dr. Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica.

Solo el 48,7% de las personas mayores de 12 años en EE.UU. han recibido su esquema de vacunación completo y una dosis de refuerzo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Esa cifra resulta más baja en comparación a otros países con un acceso similar a las vacunas. Por ejemplo, el 69,6% de las personas mayores de 12 años en Reino Unido ya recibieron su refuerzo, mientras que en Canadá la tasa es del 55,5%. En los 27 países de la Unión Europea, el 62,6% de los adultos ya cuentan con la dosis de refuerzo.

Marks habló este martes ante el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), que se encuentra evaluando la aprobación de una nueva vacuna contra el covid-19 desarrollada por la empresa de biotecnología estadounidense Novavax.

El comité votó abrumadoramente a favor de aprobar la vacuna, argumentando que la autorización de emergencia de la FDA sería beneficiosa, reportó Jacqueline Howard, de CNN.

Y, entre los temas que se discutieron, estuvo la renuencia a las vacunas.

La vacuna contra el covid-19 de Novavax tiene una tecnología diferente a la de las tres vacunas que actualmente se utilizan en EE.UU., por lo que podría ser una opción para las personas alérgicas a uno de los ingredientes de las vacunas de ARNm.

Ante la pregunta de por qué se necesita otra vacuna contra el covid-19 en Estados Unidos ––cuando ya se ha autorizado el uso de tres: Pfizer/BioNTech, Moderna y Janssen, de Johnson & Johnson, esta última sin tecnología ARNm––, Marks respondió: “Actualmente, la de Janssen no se usa como vacuna de primera línea, lo que sí ocurre con las vacunas de ARNm, y esto plantea el asunto de las vacunas para aquellos que no quieren recibir una de ARNm debido a las preocupaciones que puedan tener con esa tecnología”.

En mayo, la FDA limitó la autorización de uso de emergencia de la vacuna Janssen contra el covid-19 a adultos que no pueden o no quieren recibir otro tipo de vacuna, debido al riesgo de una condición de coagulación extraña y peligrosa después de recibirla.

La vacuna contra el covid-19 de Novavax, que se administra en dos dosis con tres semanas de diferencia, se fabrica utilizando pequeñas piezas del coronavirus construidas en laboratorio para estimular la inmunidad.

Este enfoque basado en proteínas es un método más tradicional de desarrollo de vacunas que las vacunas de ARNm de Pfizer/BioNTech y Moderna.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *