El glaucoma es la principal causa de ceguera del mundo y la mitad de las personas desconocen que lo tienen

La detección temprana es crucial, ya que sus efectos son irreversibles pero pueden detenerse con el uso de gotas oftalmológicas o con láser.

El glaucoma es la primera causa de ceguera prevenible en el mundo: afecta a más de 60 millones de personas a nivel internacional y a más de 1 millón en América. La detección precoz de la enfermedad es crucial porque, aunque sus efectos son irreversibles, su progreso se puede detener mediante la aplicación de gotas oftalmológicas que reducen la presión del ojo. Además, hoy existe un tratamiento con láser ―la trabeculoplastia láser selectiva, SLT por sus siglas en inglés― que evita los olvidos de la colocación de las gotas y los efectos indeseables de la medicación.

Si no se trata, el glaucoma puede progresar hasta causar ceguera. Sin embargo, “se estima que la mitad de las personas que padecen glaucoma lo desconocen. Esto se debe a que, en las primeras etapas, la enfermedad es asintomática”, explica Anahí Lupinacci, coordinadora de la Sección Glaucoma del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Austral. Por este motivo, resulta crucial visitar al oftalmólogo con regularidad y realizarse controles, al menos una vez al año, para la detección temprana de esta enfermedad silenciosa, degenerativa, progresiva y crónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *