NOTA EDITORIAL

A lo largo de la historia, el chisme y la difusión de información no verificada han desempeñado un papel en la política y en los gobiernos. Los gobiernos son muy proclives al rumor, lo que crea un ambiente sórdido y que muchas veces no ayuda al gobernante.

Durante el reinado de Luis XIV en Francia, la corte de Versalles fue un caldo de cultivo para el chisme y las intrigas. Los miembros de la corte competían por la atención del rey, y los rumores y chismes eran utilizados como herramientas para desacreditar a rivales políticos y ganar favor. En la corte se ejercían intrigas y rumores que trataban de acabar con equel que pretendía estar visible, en la presencia del rey, era como una especia de estrategia malévola para lograr atención del jerarca y su aprobación.  

Esta corte, fue famosa por su extravagancia, intriga política y rivalidades en la búsqueda del favor del monarca. El chisme desempeñó un papel crucial en la vida de la corte, y las conversaciones y rumores a menudo eran utilizados como herramientas para ganar influencia, socavar a los rivales o ganar el favor del rey. Los miembros de la nobleza y la aristocracia competían ferozmente por la atención y el favor del rey Luis XIV. El chisme se utilizaba para desacreditar a los rivales y ganar posición en la jerarquía de la corte.

Las mujeres, incluida la famosa Madame de Pompadour, ejercían una influencia significativa en la corte y también eran objeto de chismes. Las relaciones y la intriga femenina eran temas frecuentes de conversación.

El chisme en la corte de Versalles no solo proporcionaba entretenimiento, sino que también era una herramienta estratégica en la lucha por el poder y la influencia. La cultura de la corte estaba impregnada de rivalidades y conspiraciones, y el chisme contribuía a la dinámica compleja y a veces volátil de la vida en Versalles.

En Estados Unidos, el escándalo Watergate es un ejemplo notorio de cómo el chisme y las filtraciones de información jugaron un papel crucial en la caída del presidente Richard Nixon. La difusión de información sobre actividades ilegales llevadas a cabo por el gobierno contribuyó a la renuncia de Nixon en 1974. Todavía no se sabe realmente cuales fueron las causas certeras para que Nixon renunciara, hubo una presión sistemática de un grupo de personas, que utilizaron la herramienta de la desacreditación para que el presidente dimitiera.

La ciudad de Cartagena, que ha desempeñado un papel histórico y cultural significativo en Colombia, ha experimentado, como muchas otras comunidades, la presencia del chisme a lo largo de los años. El chisme, entendido como la difusión de rumores o información no verificada, puede tener diferentes manifestaciones y efectos en una comunidad. Se recuerda el caso de un alcalde de la ciudad, en los años 70, que reunía una vez a la semana, a un grupo de sus “amigos”, y les preguntaba: ¿Que están diciendo de mi…? Los presuntos amigos, solo para satisfacerlo, le daban una gran cantidad de información no verificada, que inducía al burgomaestre en odios y rencillas contra los que presuntamente hablaban mal de él.

EL chisme seguirá recorriendo el espeso mar de aguas turbulentas de los gobiernos, donde el poder enceguece, obnubila, y muchas veces responde con comportamientos, solo por información no verificada, es decir por el perverso y malnacido chisme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *