Cardique, la autoridad ambiental del norte y centro de Bolívar, emite un urgente llamado a la comunidad local para preservar el recurso hídrico en medio de la creciente incidencia del Fenómeno del Niño, que ha desencadenado una notable disminución en los niveles del Canal del Dique y el Río Magdalena.

Un equipo interdisciplinario de expertos de Cardique realizó la minuciosa verificación de los niveles del Canal del Dique y el Río Magdalena, confirmando el descenso significativo en estas fuentes vitales de agua. Se han inspeccionado detalladamente los emplazamientos de las tomas de los acueductos en Calamar, San Juan-San Jacinto, El Guamo, San Cristóbal y los municipios de La Línea.

Aunque actualmente no se registra una alarma inmediata de desabastecimiento en los municipios abastecidos por el Canal del Dique y el río Magdalena, se insta a la adopción de medidas preventivas. La disminución continua de los niveles podría comprometer el suministro de agua, afectando los sistemas de captación en estas áreas.

Ángelo Bacci, director de Cardique, hizo un llamado urgente a los alcaldes de la jurisdicción para que tomen medidas extremas a fin de evitar la escasez de agua aprovechando la reciente declaratoria de Calamidad Pública que hizo el Gobernador, Yamil Arana. Especificó que las localidades más impactadas por la sequía, como Santa Catalina y Clemencia, cuyos acueductos dependen de pozos profundos, han experimentado una disminución considerable en los niveles.

Asimismo, numerosas comunidades que se abastecen de jagüeyes también se ven afectadas por esta situación crítica. La atención inmediata a esta problemática se vuelve imperativa para garantizar la seguridad hídrica de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *