El Tribunal de Arbitramento se ha convertido en este momento en el único mecanismo de ley que podrá dirimir si la Tasa Interna de Retorno se ha logrado por parte de la Concesión Vial o no, en el tema de los peajes en la ciudad de Cartagena.

Y mientras las mesas de negociación avanzan en la Defensoría del Pueblo para tratar de conciliar y acordar un norte a seguir en esta materia, en la Cámara de Comercio entre tanto se intenta establecer el escenario propio de la legalidad con el que todo quedará claro para las partes intervinientes.

El Tribunal arrancó con el nombramiento de los árbitros, es decir, uno por parte de la Concesión Vial, uno por parte de la administración y un tercero totalmente independiente al caso quien tomará la decisión.

En su momento, y lo que se pudo establecer ESO VA NOTICIAS, es que el Distrito se abstuvo de nombrar el árbitro que le correspondía y, en vista, de esta decisión, se asignó uno. Pues bien, de inmediato, la administración decidió recusar dicha actuación que, para unos se ajusta en derecho y, para otros, es un procedimiento para dilatar el proceso mismo del Tribunal.

El secretario del interior, David Múnera Cavadía manifestó que al conocerse la situación se tomó la decisión de recusar el proceso y en este momento, el Tribunal se encuentra detenido por cuanto se tendrá que resolver esta situación.

Para entendidos en la materia como el abogado Joaquín Cortés, consultado por ESO VA NOTICIAS, este es una estrategia que responde más a dilatar el proceso que a hacerlo funcional y que avance en procura de que se sepa y se conozca si la TIR se cumplió o no.

“No se entiende el actuar del Distrito, si tenía que nombrar un árbitro porque no lo hizo y si esperó a que lo designaran para recusar está clara la estrategia de dilación en un proceso que tiene que avanzar rápidamente para que se salga de esta situación que tiene a la ciudad sumida en un laberinto sin salida”, precisó.

EDURBE SE LIQUIDA Y QUEDA SIN PISO SU INFORME

Otro de los escenarios que se ha planteado en este momento es lo que pueda ocurrir con Edurbe y el futuro de esta entidad. Lo que se ha dicho es que el mandatario distrital aspira a liquidarla, buscando así desestimar el informe que se entregó con relación a la TIR y que fue el motivo de su desencanto e ira.

Pues bien, de hilvanarse muy delgado en esta estrategia que piensa trazar la administración, se está buscando dilatar un proceso de Arbitramento pero que de igual forma marche la liquidación de Edurbe con lo cual, se estaría buscando que solamente quedara en firme el Auto de la Contraloría General que asegura la TIR se logró en 2015.

La situación no es fácil para la administración teniendo en cuenta que estas estrategias que se está planteando son carreras de largo aliento. Y quién ganará al final, será quien, con las pruebas en la mano, logre demostrar que el recaudo no se ha logrado o que todo está consumado. Y cuando las trapisondas o jugadas sucias queden en evidencia serán material para los mismos abogados que en esta materia saben como sacar provecho en beneficio de sus representados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *