Recientemente, se conocieron los nuevos resultados de mercado laboral de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), publicados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), y Cartagena Cómo Vamos trabajó en un nuevo análisis que evidencia las brechas de género que dejó el 2022 en materia de empleabilidad.

El mercado laboral es el espacio socioeconómico donde se relacionan a las personas que buscan trabajo y las empresas que ofrecen empleo. Dicho en otras palabras, es la oferta y demanda de trabajo.

De acuerdo con los resultados publicados por el DANE, para 2022 la tasa de desempleo en Colombia fue de 11,2%, una disminución del 19% en comparación con 2021 cuando estaba en 13,8%.

Cartagena por su parte cerró el desempleo en 2022 en 10,9%, solo 0,3 puntos porcentuales por debajo del promedio nacional. Si comparamos esta tasa al interior de la ciudad, solo disminuyó un 11%, respecto al 2021 cuando era de 12,2%. Esta reducción es menor si se compara con la variación del desempleo a nivel nacional.

Al revisar los resultados de 2022 por género, se evidencia que la tasa de desempleo en hombres fue de 6,3%, mientras que la de las mujeres fue de 16,1%, al comparar esta misma tasa con 2021, vemos que en hombres se redujo un 28% (era de 8,8%) y en mujeres solo se redujo un 0,2% (era de 16,2%).

Si hablamos de la brecha de género en 2022, la tasa de desempleo en mujeres es 2,5 veces mayor a la de los hombres, un dato alarmante pues la brecha se amplió con respecto a 2021 cuando era 1,8 veces mayor.

La mayor brecha de género entre las principales capitales de Colombia en 2022 la tiene Cartagena con una tasa de desempleo en mujeres 2,5 veces mayor a la de los hombres, seguida de Barranquilla con 1,9; luego Cali con 1,5, en cuarto lugar, Medellín con 1,3 y por último Bogotá, con 1,1.

La desigualdad de género en el mercado laboral es un problema estructural, no solo en Cartagena y Colombia, sino también en toda América Latina, el cual se agudizó con la llega de la pandemia. En 2019, la tasa de desempleo general en la capital de Bolívar era del 6%, en hombres del 4,6% y en mujeres del 7,8%, siendo la brecha de género en ese año 1,7 veces mayor en mujeres.

Con el Covid-19 se aumentó la sobrecarga del trabajo no remunerado del cuidado del hogar y la expulsión de miles de mujeres de puestos de trabajo. Con la reactivación aún se está lejos de alcanzar los niveles prepandemia, ya que esta ha sido inequitativa, frente a la recuperación del empleo en hombres.

Cerrar las brechas de género en el mercado laboral requiere de varios frentes de acción a corto y largo plazo. El Estado debe promover políticas y estrategias que les permitan a las mujeres acceder a empleos y analizar en los diferentes sectores económicos las situaciones que puedan desfavorecerla, como la discriminación laboral de la cual han sido objeto históricamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *