Un juez en Cartagena impuso medida de aseguramiento en centro carcelario a dos mujeres acusadas de explotación sexual infantil en la isla de Barú. La Fiscalía informó que se trata de las ciudadanas extranjeras Ramberlin Virginia Quevedo Molina y a Beatriz Adriana Gil Rojas, quienes eran las administradoras de un establecimiento nocturno que, al parecer, promovía prácticas sexuales con menores de edad.

“En diligencia de allanamiento y registro realizada por la Policía Nacional al bar ubicado en el corregimiento de Ararca, se logró el rescate de dos jóvenes de 15 y 17 años, quienes trabajaban y vivían en ese lugar. En el procedimiento fueron capturadas las administradoras del local”, se lee en el comunicado de la Fiscalía sobre el caso.

A las implicadas se les formuló imputación por los delitos de proxenetismo con menor de edad y estímulo a la prostitución de menores. Las mujeres no aceptaron los cargos y el juez ordenó su reclusión en la cárcel del municipio de Turbaco (Bolívar).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *