Luego de cinco meses, otro incendio se volvió a registrar en la zona de Playa y prendió las alarmas de los moradores de este corregimiento. Las llamas, al igual que el pasado 8 de octubre, alcanzaron una gran altura y fue necesario que dos máquinas del Cuerpo de Bomberos atendieran esta emergencia.

Los nativos corren de un lugar a otro tratando de sofocar las llamas que se hacían incontenibles y se temía lo peor debido a las fuertes brisa. Se estableció que son dos los hostales que quedaron reducidos a cenizas debido a esta gran conflagración, se trata de los puntos Calamarí y Jerónimo.

El origen de la conflagración no se ha podido determinar pero el llamado de la población era para que todos los organismos de socorro y de Guardacostas hicieran presencia en el lugar. Una vez logren sofocarse las llamas comenzaran las investigaciones de rigor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *