Por: Luis Adolfo Payares

Ninguno de los dos candidatos los he escuchado hablar sobre deporte. El deporte, ayuda a mantener bajos los índice de violencia, a desarmar los corazones, a llevar una vida saludable.

El deporte es un escenario que permite sublimar la guerra, pues es un campo de enfrentamiento simbólico que, si bien es cierto que dejan algunas consecuencias como rivalidades entre contendores, subliman la guerra y dejan en el espacio deportivo los enfrentamientos que podrían ser bélicos. Recuerdo las disputas entre Atlántico y Bolivar en béisbol, en los años 60 y 70, incluso parte de los 80, que trascendía a los medios de comunicación y que desataba toda clase de pasiones en los fanátIcos del rey de los deportes, entre estos dos departamentos.

EL deporte sintetiza la vida misma del hombre donde la actividad física nos ayuda a tener mejor calidad de vida y mejor desempeño en todas nuestras actividades. En la agenda de los dos actuales candidatos no veo una libreta robusta, donde se apalanquen verdaderos motivos para que el deporte sea una parte por lo menos timidamente importante dentro de sus programas de gobierno. Es que no hay la mas minima intención, todo se basa en discursos demagogos, a veces populistas, donde el deporte no tiene ninguna cabida.

Ninguno habla de esta variable tan importante, donde la sociedad puede mejorar de manera ostensible si se pone en la agenda gubernamental. Los gobiernos de Colombia de los últimos años, tímidamente han puesto algunos pañitos de agua tibia, en esta materia, pero todavía quedan debiendo mucho a este espacio de interacción social, que puede contribuir a que seamos mejores personas, mejores seres humanos, y más saludables.

Los poemas satíricos escritos por el autor romano Décimo Junio Juvenal, entre los siglos I y II d.C. El texto completo dice que “debemos orar por una mente sana en un cuerpo sano”. La cual se constituyó en el apocope “Mente sana en cuerpo sano”. No hay duda que los romanos y griegos tenían razón en cuanto a la salud y el deporte. Los gobiernos nacionales solo se limpian sus orificios con el paño de la máxima del gran Decimo Junio Juvenal. Eso es lo que hacen, da pena decirlo, no les importa.

EL deporte ha sido tratado como la meretriz de poca monta de los gobiernos nacionales, solo la muestran cuando alguno de nuestros deportistas, gana alguna medalla de oro, o ganan con éxito algun campeonato mundial, estos muchas veces conseguidos sin el apoyo gubernalmental, es entonces cuando el gobernante de turno, inicia el rosario de promesas, que la mayoría de las veces no las cumple.

No queda más que decirle a Petro y a Rodolfo que estamos ante unos gobernantes que ven al deporte como una cartera para satisfacer sus “propias vanidades”, pero que estamos muy lejos de que se haga una verdadera política pública porque el deporte sea una variable fundamental en el itinerario de nuestros gobiernos nacionales. Ojalá que pronto se hablen de esto, porque hasta ahora, como decía mi padre: ÑIFLIS ÑAFLAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *