Un verdadero debate está abierto en la ciudad por cuenta de las declaraciones del alcalde William Dau en relación con la ANDI. Mientras que el mandatario distrital asegura que él es el alcalde y no Mac Master o Vivian Eljaiek, gerente de esta agremiación en la seccional Bolívar; los gremios han dejado claro que a la ciudad le falta dirección, gobernabilidad y un norte bien definido que hasta el momento está perdido.

Para algunos, está bien que el mandatario frene a los gremios y les ponga su tatequieto; para otros, es muestra fehaciente de un alcalde autoritario que de no pensar como él va sacando la cartilla para señalar como solo él lo sabe hacer. Lo único cierto de todo esto es que mientras otras ciudades trabajan unidas, Cartagena agudiza la polarización y acrecienta los odios. El llamado no puede ser otro en este momento: LA UNIÓN.

Frente a los temas planteados, el veedor Erick Urueta Benavides, manifestó que esto solo tiene respuesta si se habla con la verdad y de frente a la ciudad para esclarecer lo que ha ocurrido.

Señala Urueta que en un lapso de 24 horas todos los protagonistas implicados en esta situación, entre ellos, el Viceministro del Interior, Juan Pablo Díaz Granados; el director de la Andi, Bruce MacMaster y la directora regional, Vivian Eljaiek, deberán hablar con transparencia y dejar claro la razón de este enfrentamiento que deja un sinsabor entre los cartageneros.

Añade Urueta que, según Dau Chamatt, fue azuzado en repetidas ocasiones por parte de los industriales para que se movilizaran y se usaran 300 efectivos del Esmad en medio de la protesta de los transportadores contra los peajes. “Estas tres personas deben decirle al pueblo cartagenero si realmente ellos dijeron que debía desplegarse a la Fuerza Pública para que se diera una confrontación lo que podría terminar en una tragedia”, puntualizó Urueta.

El veedor enfatizó que el lapso que tienen es de 24 horas para contradecir o decir la verdad frente a lo denunciado por el alcalde o de no se solicitarán las investigaciones pertinentes y presentar las denuncias a que haya lugar porque, según Urueta, no se puede, por un lado decir una cosa y por otra azuzar al alcalde con relación a que no se respeta el estado social de derecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *