Diez días de vacaciones del alcalde William Dau tomaron por sorpresa a una ciudad que está agobiada por un sinnúmero de problemas y que aún no encuentran respuesta por parte de la administración. La incertidumbre y las dudas comenzaron cuando fue encargado de instalar las sesiones extras del Concejo el secretario del Interior, David Múnera.

Nadie sabe a ciencia cierta el paradero del alcalde. Salió sigilosamente sin que se conozca la legalidad de este permiso y lo único que se tiene es el decreto de encargo que corresponde al 1321. Líderes como la abogada Jaqueline Perea hicieron un llamado a que la administración responda y que se muestre la RESOLUCIÓN de autorización de las VACACIONES del Dau. “Queremos ver dicha autorización y cuidado están acomodando numeración de actos administrativos”, expresó Perea quien añadió que la corrupción es total.

Se sospecha que el mandatario distrital podría haber salido con rumbo a los Estados Unidos nuevamente donde tiene amigos y familiares. Se ha logrado establecer que hay posibles líos de propiedades que tenían que ser resueltos. El próximo 18 de febrero la ciudad se prepara entonces para escuchar un Envivo del mandatario justificando sus acciones y los motivos de su viaje pero, ante todo, señalando a los demás de malandrines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *