La noticia se ha regado como pólvora y genera incomodidad entre la clase política de la ciudad y el departamento. A través de las redes se ha anunciado lo que sería una campaña negra de cara a los comicios parlamentarios que, en nada fortalecen ni enriquecen el debate. El apocalíptico mensaje que se ha conocido a través de WhatsApp pretende establecer una estrategia para deslegitimar y hacer daño a los dirigentes políticos en Bolívar.

Son esas personas que, parafraseando el vallenato de los Zuleta, están más sucios que un rancho solo y pretenden limpiarse las uñas con la honradez de los demás. Tienen techos de vidrio y suelen lanzar piedras a sus vecinos. Inician la llamada ‘guerra sucia’ para después enfrentar la verdad con un prontuario a cuestas y un sinnúmero de cuentas por pagar ante la justicia y ante los ojos de una ciudadanía que los cuestiona en todo momento.

La opinión pública tendrá la última palabra y seguramente ante la reacción de los afectados la campaña negativa se devolverá como un boomerang que castigará las prácticas mafiosas que quieren instaurar en Cartagena y el Departamento de Bolívar. El adagio popular reza que al que al cielo escupe, en la cara le cae. Y lo mejor en circunstancias como estas es ir mesurado y con pies de plomo en medio de una campaña donde se desconocen las armas y los secretos que pueda tener el contrario.

Desde esta tribuna lamentamos y rechazamos que se pretenda imponer en Cartagena y Bolívar esta práctica que se entendía proscrita y que solo subsistía en poblaciones con una moderada cultura política. Conocedores de la política señalan que estas costumbres sobreviven en poblaciones como Magangué, donde las disputas, tipo clanes, son caldo de cultivo para manifestaciones deshonrosas de parte de quienes con argumentos no pueden conquistar el fervor popular.

Es indignante que se pretenda llegar al Congreso de la República intentando perturbar la tranquilidad de quienes incluso no son candidatos. Si este es el desayuno, que Dios nos encuentre confesados a la hora del almuerzo.
Exhortamos a los organismos de Control, a que desplieguen los operativos conducentes a identificar quienes promuevan y materialicen este tipo de atentados a la moral de los ciudadanos.

Sería inaudito que a pesar del anuncio descarado se produjeran publicaciones sin que rápidamente no se identifique y sancione a los perpetradores. El uso responsable de las redes sociales y la dignidad de los cargos a los cuales se aspira demanda de la dirigencia seriedad, responsabilidad y respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *