Los escándalos no cesan por cuenta de pagos que se le habrían realizado a la exprimera dama, Cynthia Pérez Amador en la administración distrital, sin que se cumpliera el lleno de requisitos y que contara con la aprobación por parte de quien en su momento fungió como gerente de ciudad, Mónica Fadul Rosa, hoy representante de Fenalco.

Este portal tuvo acceso a un documento que no solo muestra la ligereza y poco rigor ético, incluso moral con que la dirigente gremial asumió, en su momento, su rol como supervisora de los dineros de los cartageneros, si no de la doble moral para revisar las actuaciones públicas de sus allegados.

Se trata de una certificación de pago por veintiún millones de pesos a favor de quien era la persona de máxima confianza del Alcalde Dau, Cinthya Pérez Amador. La certificación habla por sí sola, en uno de sus numerales además se deja claro que algunas de las actividades del objeto del contrato no se ejecutaron, pero igual se pagaron, como se puede leer en el numeral 7 del informe de actividades: “APOYAR EL SEGUIMIENTO DE ACCIONES CON LOS PROYECTOS DE INTERES DE LAS COMUNIDADES CON LAS DISTINTAS DEPENDECIAS DE LA ALCALDIA”. De lo anterior se deja constancia en la misma acta que “Por la contingencia generada por el Covíd-19 no aplica”.

Llama poderosamente la atención que para la dirigente gremial, tampoco fue motivo de cuestionamiento, que la contratista, para “APOYAR TECNICA Y ADMINISTRATIVAMENTE DE MANERA OPORTUNA Y EFICIENTE AL ALCALDE EN LAS ACTIVIDADES DE COORDINACION CON LA ADMINISTRACION, GARANTIZANDO LA TRASPARENCIA Y LA PARTICIPACION” se justificara en su informe que el desarrollo de esta actividad, estaba soportado en el reparto de ayudas humanitarias así: “ Desde el inicio de esta contingencia he supervisado e invitado a los líderes comunales a que sean veedores de las entregas y nos acompañen casa por casa a las entregas de las mismas”.

LOS CUESTIONAMIENTOS PARA EL SECTOR GREMIAL

Frente a los escándalos y las situaciones complejas de la ciudad los cuestionamientos al sector gremial y la relación que se ha establecido con el Distrito, estos no se han hecho esperar pues los gremios no marcaron la distancia y se transformaron, en su momento, casi que en un comité de aplausos de la actual administración.

El ejemplo más claro estuvo relacionado con la moción del censura del Secretario de Planeación, Guillermo Ávila Barragán en donde tomaron partido y entraron a censurar con vehemencia al Concejo Distrital de la ciudad; sin embargo, ante hechos que se debieron reprochar de la misma administración mantuvieron un silencio casi que hasta cómplice.

Igualmente, no hubo pronunciamiento alguno, de este Consejo Gremial, cuando de manera inexplicable, la asesora de cooperación internacional, sin experiencia previa, termino remplazando a los expertos de la unidad de contratación del distrito, y se puso al frente de una millonaria contratación para pruebas rápidas que nunca llegaron y quien, sin respetar los canales oficiales para la contratación pública, decidió de por lo menos sospechosa, compartir información vía wasap con los proponentes, al estilo de dudosas prácticas criticadas en otras administraciones. Este contrato nunca cumplió su objeto y las pruebas nunca se entregaron, nunca sabremos, cuántas vidas estuvieron en riesgo y cuanto afecto la recuperación del ecosistema productivo, no lo sabremos por que los gremios nunca preguntaron.


De igual forma, tampoco hubo pronunciamiento con los hechos que rodearon el penoso episodio de la persona más cercana al alcalde, acusada de varios delitos penales y disciplinarios que atentan contra la moralidad pública a todo el entorno de confianza de quien pide confiemos en él.


Y mucho menos se ha escuchado, ningún comunicado cuando por falta de planeación o por no decirlo mediocre actuación de gobierno, no se incluyó en el Plan de Desarrollo ninguna referencia, programa o proyecto que permitiera visionar la necesidad de realizar acciones simples frente al Alumbrado Público de la ciudad, con la gravedad que ya existían los estudios y diagnósticos que daban cuenta de las acciones a implementar. Al parecer no existe ningún tipo de reparo o afectación para la competitividad de la ciudad que ameritaba guardar silencio para evitar confrontar al alcalde.

Vienen grandes proyectos para ciudad y muchos dependen del poco o nulo liderazgo que reposa hoy en el Alcalde de Cartagena, los gremios deben asumir con responsabilidad, ese liderazgo que en años anteriores le permitió a la ciudad, generar consensos con agendas comunes para el bienestar de los cartageneros. Y deberán también hacer una profunda reflexión de quienes asumen su vocería de manera ligera por las redes sociales.

SE PRONUNCIÓ EL SECTOR GREMIAL

Ante la tensa situación y el clima que se vive en la ciudad con relación a la pandemia y la segunda ola del Covid19, el Consejo Gremial realizó observaciones al Distrito y el hecho de que no se han tenido en cuenta las sugerencias dadas. Mediante un comunicado dijo lo siguiente:

1. LAS MEDIDAS DEBEN CONTEMPLAR LAS DIFERENCIAS EXISTENTES ENTRE LOS DISTINTOS SECTORES ECONÓMICOS Y ÁREAS GEOGRÁFICAS. SE REQUIERE LLEGAR A SOLUCIONES ESPECÍFICAS A PARTIR DE DIAGNÓSTICOS CONFIABLES, EN LUGAR DE TOMAR DECISIONES TIPO “TALLA ÚNICA”.

2. SE DEMANDA MAYOR CONTROL POR PARTE DE LAS AUTORIDADES DE LAS ACTIVIDADES INFORMALES, EN LAS QUE SE OBSERVA MENOR AUTOCUIDADO E INCUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS QUE CON SUFICIENCIA HAN SIDO DIVULGADAS A LO LARGO DEL AÑO. LAS NUEVAS RESTRICCIONES RECAERÁN DE MANERA AMPLIA EN ACTIVIDADES QUE CUENTAN CON SUFICIENTE AUTORREGULACIÓN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *