Olga Paulina Quintero López, ella es sordomuda, tiene 47 años de edad, dos hijos varones, reside en la calle Primera de Riohacha y cuenta con una familia que la ama.

Sin embargo, esa misma familia vive una gran angustia porque hace exactamente cinco meses y cinco días no saben nada de ella. Fue una tarde del 18 de octubre de 2021 que Olga llegó a su casa y en su lenguaje de señas, le dijo a su mamá adoptiva, Lina López, quién además es su tía, que ella se iba con una amiga.

Lina no pudo hacer nada para evitar la partida de su sobrina-hija, solo le pidió a Dios y a la Virgen de los Remedios guía y protección para ella, quién además se llevó a David Alejandro García Quintero, su hijo menor, al desconocido viaje.

Nadie sabe a dónde fue Olga Paulina, no han recibido noticias de ella ni de su hijo menor, mientras que la preocupación crece cada día entre sus tías, sus hermanos y demás allegados, quienes la buscan desesperadamente tanto en Riohacha como en otros lugares de La Guajira y la región Caribe.

En ocasiones anteriores, Quintero López se había ido de la casa algunos días, pero iba de visita a casa de su hermana en la misma ciudad, ahora el caso es diferente porque ha pasado mucho tiempo y ella no se comunica.

El hijo mayor de Olga Quintero es adulto, ya cuenta con 27 años y es un profesional exitoso, pero a diario se pregunta dónde estará su mamá y en qué condiciones se encuentra.

Últimamente, Olga Paulina se relacionaba mucho con un grupo de personas pertenecientes a la religión evangélica, quienes en ocasiones ejercían cierto poder sobre ella, al parecer, manipulando su voluntad y su cotidianidad. Sólo de ellos sospecha su familia que la pudieron haber llevado a otra ciudad o lugar desconocido.

«A Olga se le veía mucho con esas personas, y hasta se levantaba en la madrugada a orar, iba a la prédica y otras actividades de este grupo religioso » aseguró uno de sus familiares.

La angustia crece en Lina, el tiempo pasa y no ha tenido noticia alguna, el número celular que usaba Olga ya no está activo, ya no sabe que hacer, ha pedido ayuda a las autoridades para dar con su paradero y ahora acude al buen corazón de la ciudadanía para encontrar a su sobrina-hija en cualquier lugar donde esté.

Lina López pide a quien vea a Olga y a David Alejandro, que la llamen al celular: 3166084995, que ahí está atenta las 24 horas esperando una buena noticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *