El sueño de toda persona es tener una pensión de vejez, que le asegure un futuro tranquilo al lado de su familia. Sin embargo, se ha convertido en un lujo y uno de cada cuatro ciudadanos logra obtenerla, según un reciente estudio de la Federación de Aseguradoras Colombianas (Fasecolda).

Al no cumplir los requisitos, muchos optan por solicitar el reintegro de los dineros. Es el caso de Lidia Leonor López Ávila, una sananterana que, desde hace dos años, vive todo un viacrucis para que el Fondo de Pensiones y Cesantías (Colfondos) le devuelva lo que ahorró durante más de 30 años prestando sus servicios en la ESE Hospital San Vicente de Paul de Lorica y la Alcaldía de San Antero (Córdoba).

El 19 de marzo de 2019 pidió la devolución de saldos por vejez y, desde entonces, no ha encontrado más que tropiezos y trabas administrativas que, según ella, rayan en lo inhumano por su progresivo mal estado de salud, además por la violación a sus derechos fundamentales al mínimo vital, al debido proceso a la seguridad jurídica, a la salud y dignidad.

“Ellos están manejando mis cotizaciones y dineros que, desde el año 1979, he venido aportando al sistema de pensiones. Hoy, 2021, 42 años después, justo cuando se requieren dichos ahorros pensionales con toda la urgencia del mundo, se niegan rotundamente a devolverlos”, contó a la Gaceta Heroica la mujer de 70 años y madre cabeza de hogar.

Una insuficiencia venosa crónica en sus miembros inferiores, osteoporosis severa, trasplante de rodilla y una dermatitis, hoy la tienen viviendo de la caridad de sus vecinos y con una millonaria deuda de 8 meses en servicios públicos.

“Me encuentro en un estado crítico de salud, estoy al borde de la muerte. Los medicamentos que me recetan no son muy eficaces para curar
todas mis patologías, los médicos tratantes me han recomendado otros productos, por fuera del sistema, que son mas muy costosos y que no puedo comprar, porque no he recibido el pago de mis derechos pensionales”, añadió.

Ante la dilación, instauró una acción de tutela contra Colfondos, Alcaldía Municipal de San Antero, Gobernación de Córdoba, Colpensiones, Oficina de Bonos Pensionales del Ministerio de Hacienda y la Asociación Colombiana de Fondo de Pensiones y Cesantías (Asofondos).

¿Qué dice Colfondos?

Tras el requerimiento de Lidia, Colfondos en dos ocasiones le pidió la firma y autorización para la emisión de bono pensional con Colpensiones y el municipio San Antero. La primera vez fue en abril de 2019 y la segunda el 15 de diciembre de 2020.

Luego de la tutela, el panorama no ha cambiado mucho. En correos enviados a la accionante, el 30 de diciembre de 2020, el fondo privado continúa negándose a retribuir los saldos hasta que la gobernación de Córdoba emita el bono pensional, por los tiempos laborados en el Hospital San Vicente de Paul y el municipio de San Antero. Este último respondió que los periodos en mora ya habían sido cancelados.

Este medio se comunicó con la entidad para conocer qué ha pasado con el caso, pero no obtuvo respuesta.

Fallos a favor

Recientemente, el Tribunal Administrativo de Córdoba, Sala de Primera Decisión, tuteló el derecho fundamental a la vida digna de Doña Lidia. Además, ordenó que se adelanten las actuaciones administrativas necesarias para definir y reconocer la devolución de saldos.

Pero eso no es todo. El pasado 22 de julio, el Juzgado Séptimo Administrativo Oral del Circuito de Montería requirió a las partes involucradas, por incidente de desacato al fallo de tutela.

Entre tanto, ella sigue elevando plegarias al cielo para que se le haga el milagro y un día le den la buena nueva de que le harán la transferencia con todos sus ahorros, los que guardó con el sudor de su frente por más de tres décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *