Un pronunciamiento contemplado en ocho puntos fue el que dio a conocer la Mesa de Víctimas de El Carmen de Bolívar con relación a la situación que viene afrontando la vereda Caño Negro y la Zona Baja de este municipio del centro del departamento. El comunicado se dio a conocer luego de una reunión que sostuvieran para respaldar las acciones que adelanta la administración departamental y rechazar el accionar de los violentos.

A través de este comunicado hicieron un llamado a los actores armados con presencia en la zona para que respeten el derecho a la vida, a la paz y a la libertad de las comunidades rurales las cuales han retornado a estos territorios después de la cruenta violencia sufrida en décadas anteriores. Así mismo, se conminó a las entidades del Estado para evitar la repetición y la revictimización de las personas habitantes de este municipio y a continuar con la apuesta por la vida y el sueño posible de una paz estable y duradera.

Los representantes de la Mesa de Víctimas hicieron un llamado al Gobierno Nacional, Departamental y Municipal a fin de exigir la asignación de presupuestos suficientes para la implementación de proyectos prometidos a las familias que han confiado en las palabras y garantías de los entes territoriales, y se atrevieron a retornar aún con la incertidumbre de la presencia de los perpetradores de los hechos de violencia en la zona.

Exigen igualmente al Ministerio de Defensa la protección de la totalidad del municipio de El Carmen de Bolívar, el cual hasta ahora se había considerado Territorio Consolidado y libre de actores armados al margen de la ley. “Solicitamos a la ONU el seguimiento permanente a los hechos que perturban la paz de nuestras comunidades y el cumplimiento de las instituciones con las mismas”, puntualizan.

Así mismo, extienden un llamado a las instituciones citadas en alertas tempranas 051 del año 2018 y 006 del 2020 para dar cumplimiento a las directrices de la Defensoría del Pueblo. Finalmente, resaltan la buena atención recibida por las 37 familias desplazadas en el momento en que se originó la urgencia por parte de la administración municipal de El Carmen, la Personería, las autoridades en general junto con el ICBF, lo cual se constituyó en un reto para seguir trabajando de esta manera articulada en un futuro.

Los líderes de la Mesa de Víctimas manifestaron su preocupación por las amenazas e intimidaciones que vienen sufriendo y establecieron un llamado para que se les brinden las garantías de seguridad en la zona y poder así desarrollar su trabajo con las comunidades vulnerables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *