Eso Va Noticias

Malos Perdedores y Malos Ganadores

Por: Adolfo Alshamir

El país sigue sometido a las estigmatizaciones de aquellos que ganaron en la pasada contienda electoral, y peor aún a los que perdieron, esputando odio y reclamando justicia. Pareciera que quisieran que le vaya mal al presidente elegido, y no saben que, si esto sucede, también le va mal a Colombia.

El país seguirá más dividido, así lo demostró el número de votantes que separaron las votaciones. Entre el ganador y el perdedor, solo los separó un poco más de 700 mil votos, parecen muchos, pero a la postre, de aquí se agarra la oposición para reclamar espacios de participación, en los cuales han estado por más de 30 años, y que ahora ven un poco perdidos, con el argumento perverso deslegitimando de cualquier manera al nuevo presidente.

EL país necesita reconciliación y unirse, para salir de la crisis en que lo deja el anterior gobierno, que algunos dicen de manera sarcastica, fue el Jefe de Debate del presidente elegido el día domingo 19 de junio. El llamado a la paz, y de hacer un acuerdo donde quepan todas las clases políticas del país no le cabe en la cabeza a los partidos que han gobernado los últimos 30 años. Se escuchan voces resentidas, de malos perdedores, echando más sal a una herida que no quiere sanar, y que necesita una alta curación para poder sacar al país de una bomba de tiempo inminente.

Los malos perdedores suelen tener una opinión muy pobre de sí mismos. Cometer un error, equivocarse o quedar en segundo lugar significa para ellos un peligro: el de mostrarse débiles o falibles y quedar así al desnudo, de esta manera lo ha demostrado el discurso incendiario de la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal. En su alocución se observa un perverso plan para no dejar trabajar al nuevo gobierno, con la excusa de que la patria está en peligro por haber ganado el “comunista y socialista” Gustavo Petro.

El actual presidente tiene un compromiso muy grande con Colombia, su terquedad de aspirar a la presidencia, durante los últimos tres periodos, fue coronada el día domingo, pero debe gobernar con mucha sensatez, y cuidado, tendrá toda la oposición de los partidos tradicionales, sobre todo del CD, Conservatismo, y un ala del Partido Liberal, y sobre todo del sectarismo oscuro que gobierna tras bambalinas que ha cercenado varias cabezas inteligentes de este país, como la del mismo Álvaro Gómez y Luis Carlos Galán. Ellos, aunque no tienen una cabeza visible, se camuflan en el gobierno, y en las fuerzas militares, para no dejar gobernar. Son de mucho cuidado.

En los malos perdedores hay problemas de ego. Lo usual es que aparentemente tengan un “yo” gigante, como compensación para otro “yo” inseguro que está en el fondo y del que muchas veces ni siquiera se percatan. Eso los lleva a exhibir rasgos difíciles de asimilar. Sobre todo, en el momento de la derrota, harán lo que sea para mantenerse vigentes, incluso harán lo imposible para que su contendor lo escuche, de la forma que sea y como sea.

EL camino será difícil para el primer presidente elegido en Colombia, de la izquierda, además de que también será el primero que tendrá un vicepresidente, mujer y negra. Cosas como estas no las soportan los malos perdedores, sobre todo en Colombia donde el machismo y el racismo impera en nuestra sociedad. Dios bendiga a Colombia.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *