La narrativa dominante suele decir que en Cartagena a todos se nos empeoró la situación económica durante la pandemia, pero esta afirmación oculta que los más ricos de la ciudad no solo no desmejoraron su situación sino que durante el primer año pandémico se hicieron aún más ricos.

Mientras que el promedio de los ingresos del 99,9% se redujo drásticamente (sobre todo en el 50% más pobre), el 0,1% más rico logró seguir aumentando el promedio de sus ingresos (ver gráfico). Para dimensionar la profundización de la desigualdad pilla lo siguiente: en 2019 una persona del 0,1% más rico ingresaba mensualmente 36 veces lo que ingresaba alguien del 50% más pobre, pero luego, durante el 2020, esa persona del 0.1% más rico logró recibir mensualmente 52 veces lo que recibía alguien del 50% más pobre.

Actualmente, en plata, mientras un hogar de 3 personas del 50% más pobre recibe mensualmente $648 mil, un hogar de 3 personas del 0.1% más rico recibe mensualmente $33 millones. Me dirás: “En otras ciudades pasó algo parecido”. La respuesta es: si, en todas aumentó la desigualdad, pero no en todas los ricos se hicieron aún más ricos. Cartagena fue de las pocas donde eso ocurrió. Eso explica por qué, durante el año pandémico, Cartagena fue la ciudad del caribe con mayor incremento de la desigualdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *