Desde hace aproximadamente dos semanas comenzó a recorrerse un nuevo camino en el polémico tema de los peajes que tanto agobian a los cartageneros. La justicia representada por un Tribunal de Arbitramento tendrá la última palabra y determinará si se ha cumplido o no la Tasa Interna de Retorno, TIR para la Concesión Vial. Los árbitros hacen sus mejores esfuerzos para representar los intereses de las dos partes en contienda.

De buena fuente nos enteramos que los honorarios del abogado que representa los intereses del ente territorial superan los 500 millones de pesos, esto en tan solo 5 meses que restan para concluir el 2021. Así las cosas, el trabajo de quien asume la defensa del Distrito debe ser garantizado en procura de demostrar que efectivamente la TIR ya ha sido recaudada tal y como lo manifestó en su momento la Contraloría General, cuando en un auto expresó que el cobro se había excedido en más de 300 mil millones y que los peajes debían desaparecer desde hacía varios meses atrás.

Ahora bien, por el lado de la concesión hay también argumentos con los que esta empresa intentará demostrar que aún no se ha cumplido con lo pactado en el cobro y que se hace necesario llegar a acuerdos a fin de que los peajes continúen, principalmente, sin afectar a los cartageneros del común. A su favor y en sus manos la concesión tiene los informes con los que Edurbe evidenció que no se ha llegado a cumplir la TIR y que fueron este el motivo por el que el alcalde Dau se tomó a dos manos la cabeza y, en medio de maldiciones, sacó al gerente de entonces Uriel de Arco y pensó en liquidar esta entidad y, a la postre, no pudo.

Al margen de esta importante polémica por el tema de los peajes comenzó recientemente en la ciudad la tan anhelada rehabilitación de la malla vial. Aún no hay respuesta por parte de la administración para que la ciudadanía cartagenera entienda con claridad cuántas vías de la ciudad se van a reparchar con el presupuesto que se tiene hasta este momento.

Más allá de las recientes actuaciones y expresiones circenses del alcalde Dau el análisis nos lleva a plantear cuál podría ser el panorama si la concesión vial tiene que irse por determinación del Tribunal de Arbitramento. ¿Será que el presupuesto que se tiene previsto para la recuperación de la malla vial alcanzará para asumir las vías del llamado Corredor de Carga? La respuesta aunque nos cueste admitirlo es un contundente y categórico NO.

Los recursos para la malla vial de la ciudad son escasos y no alcanzaran para asumir otras vías que no están presupuestadas. Y allí aparece entonces como una respuesta para los cartageneros el que los peajes se convierten en una alternativa para recaudar los recursos que tanto se necesitan para el mantenimiento del corredor de carga.

Es ahí donde comienzan a construirse las eventuales hipótesis y los múltiples panoramas que se pueden dar. Se requiere entonces para recaudar los recursos de los nuevos peajes y el mantenimiento de la vía una firma que asuma este compromiso. Los peajes deberán seguir por el bien de la ciudad. Y será decisión del alcalde asumir este compromiso previo a un guiño que pueda hacer. Este es el verdadero panorama que se tendrá que afrontar y el alcalde ha demostrado su incapacidad para asumir este tipo de retos y la poca acción de los entes de control para meter en cintura al mandatario distrital.

Los ojos de algunos van a estar puestos sobre ese respaldo que pueda dar el mandatario. Sin embargo, esto apenas comienza y el camino se hace al andar. Hay que recordar además que el alcalde tiene tareas pendientes que no se han cumplido y que hacen parte de esos grandes proyectos que se tienen preparados para la ciudad. La Quinta Avenida de Manga es uno de ellos y la financiación a punta de peajes se mantiene sin que hasta el momento se hable de una alternativa distinta. Dau sigue siendo inferior a los retos de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *