Un SOS lanzó a la Fiscalía General de la Nación el director de la clínica Jesús de Nazareth, Gerald Meza, debido a que al no pagarle a las Eps los servicios prestados, principalmente en medio de esta pandemia, estarían incurriendo en un dolo o en un homicidio culposo y esto trae consigo responsabilidades de tipo penal.

En este momento, al centro asistencial le adeudan más de 15 mil millones de pesos y debido a esta situación tuvieron que suspender los servicios de 27 camas UCI que hasta el sol de hoy no le han sido cancelados ni se tiene intención por parte de las Entidades Promotoras de Salud, Eps para que se cancelen. Asegura Meza que las EPS prefieren no cancelar sus deudas y ver morir a sus usuarios en los pasillos de los centros asistenciales en una silla Rimax.

“En derecho penal ellos estarían incurriendo en lo que se llama un dolo a sabiendas de que a esta pobre gente no se le está brindando la debida atención. También están cometiendo presuntamente un homicidio doloso porque esto es lo que están cometiendo en este momento los gerentes de las Eps en la ciudad de Cartagena y en Colombia. Conmino al Fiscal a que venga a esta capital con una comisión y le de captura en flagrancia”, precisó Meza.

El profesional de la salud invitó también a la Procuradora General de la Nación, Margarita Cabello, para que se adelanten las respectivas investigaciones disciplinarias toda vez que esto se constituye en acciones que atentan contra el buen desarrollo de la función pública. “Muy a pesar de ser clínicas privadas estamos manejando recursos del estado tras la atención de los pacientes Covid19 y aún no nos cancelan”, puntualizó.

Para Meza lo que está pasando en Cartagena se convierte en el termómetro y una radiografía de lo que ocurre en el resto del país. “El covid ha develado todas las sinvergüenzuras y los hechos delictivos que cometen las Eps y que son la mayoría”, expresó Meza quien resaltó que Comfamiliar y Mutual Ser serían las entidades que encabezan esta situación.

LA DEUDA DE LAS EPS

Al respecto de la deuda, Meza destacó que la Eps que más de la adeuda en este momento a la clínica Jesús de Nazareth es Comfamiliar con una suma cercana a los 6 mil millones; Comfacor, 1500 millones; Mutual Ser, 300 millones de pesos.

Finalmente, el director de la clínica Jesús de Nazareth, precisó que se vieron abocados a cerrar las camas UCI que se tenían porque no contaban con los recursos financieros y prácticamente las Eps los asfixiaron. “En este momento, la ciudad no necesita pedir servicios a otras ciudades porque estas también están a punto de colapsar y aquí tenemos como prestar los servicios pero si las entidades no pagan, esto no es viable”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *