Es incuestionable la crisis de Transcaribe, Edurbe y ahora la Ese – Hospital Local Cartagena de Indias. Debemos recordarle a los ciudadanos que William Dau Chamatt desde que asumió como el mandatario de esta capital enfrentaba muchos retos, compromisos y asumía metas.

Desde el 1 de enero de 2020, el alcalde de los cartageneros debía tener pleno conocimiento que era el presidente de la Juntas Directivas de Transcaribe, Edurbe y de la Ese – Hospital Local; sin embargo, ha transcurrido un año y cinco meses y al mandatario parece que se le hubiera olvidado que en ese tiempo debía cumplir con diligencia, eficiencia e imparcialidad los destinos de estas entidades.

Pero lo que hemos visto en todo este tiempo es la negligencia del mandatario en darle solución a la crisis que estas entidades afrontaban. El alcalde en todo momento se ha limitado a escurrir el bulto como sino hiciera parte de estas entidades. A parte de esto, la negligencia y el desinterés radica en que no cumple debidamente con sus funciones y siempre cree que está haciendo lo correcto estando frente a una ignorancia supina.

Es así como el Sindicato de Servidores Públicos de Colombia, Sinserpublicolombia, en cabeza de su presidente Erick Urueta Benavides, ha presentado una denuncia penal y disciplinaria ante la Fiscalía y Procuraduría porque están convencidos de que el mandatario no cuenta con la experticia para asumir los cargos dentro de estas juntas directivas y menos para cumplir sus funciones. “Lo que se tiene claro es que nunca informó a tiempo que no tenía los conocimientos o venía tomando sus decisiones de manera errónea, estando ante una falta disciplinable grave y conductas penales como el prevaricato por omisión o acción”, explica la agremiación sindical.

Resulta gravoso que dentro dentro de los 54 hallazgos en la Ese – Hospital Local se hable de negligencia por parte de sus directivos para darle solución por eso es importante que cuando se asume un cargo, sea como alcalde o miembro de la Junta Directiva, se debe tener claridad de todas y cada una de las funciones que se tienen que cumplir porque de lo contrario no habrá éxito en su gestión.

Por lo tanto, el mandatario como presidente de las Juntas Directivas de estas entidades, es el primer responsable al no haber planteado una solución a tiempo con el fin de evitar las crisis que se están afrontando en el presente y que un año y cinco meses fueron más que suficiente para evidenciar su ineptitud. “Así como va el ritmo de este mandatario terminarán en crisis todas las gestiones encomendadas y seguirá echándole la culpa al pasado o que él no tiene nada que ver”, concluyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *