Lo que sería un normal procedimiento policial en la Isla de Barú terminó en una gresca en la que, un joven de 21 años, agredió al uniformado y este, en respuesta tuvo que accionar su arma de dotación para salvaguardar su integridad.

Los hechos se registraron al mediodía cuando el muchacho fue aprehendido en flagrancia, en medio de labores que venía adelantando la Policía en la zona insular. La reacción del capturado fue agredir con un objeto contundente al uniformado, ocasionándole lesiones en la extremidad superior izquierda.

En vista de esta situación, el policía reaccionó y tras desenfundar su arma de dotación la accionó para defenderse de las agresiones y le disparó en la pantorrilla de la pierna derecha. El joven fue remitido a una clínica de la ciudad donde recibió asistencia médica y al ser dado de alta fue puesto a disposición de la Fiscalía General de la Nación por los delitos de violencia contra servidor público y lesiones personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *