Sin bate se quedó la estatua de Abel Leal luego de que los amigos de lo ajeno se lo llevaran en la zona de la Villa Olímpica. No es la primera vez que una situación como esta ocurre, recordemos que años atrás los delincuentes cortaron también la pluma de don Miguel de Cervantes y se han afectado igualmente las luminarias del sector amurrallado. Esperamos que en lo sucesivo se pueda resolver la situación porque Abel no puede quedarse sin su bate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *