• Además guardan silencio ante la ola de sicariatos, muertes e inseguridad en Cartagena

El mutismo de los gremios es total. No se escuchan sus voces ni comunicados en donde se cuestione la crítica situación que afronta Cartagena por cuenta de la inseguridad y el sicariato o el más reciente fallo condenatorio del exgerente de Reficar, Orlando, El Pompi, Cabrales.

En el caso de Cabrales un juez del circuito desde la ciudad de Bogotá, emitió sentido de fallo condenatorio y lo declaró penalmente responsable del delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales. La investigación permitió conocer que el exgerente de Reficar, quien estuvo a cargo de esta empresa entre el 2 de octubre de 2009 y el 21 de noviembre de 2012, intervino en el direccionamiento del contrato de ampliación, modernización, mantenimiento y puesta en marcha de la refinería.

Un fiscal de la Dirección Especializada contra la Corrupción demostró que se entregó el contrato a una compañía extranjera de manera directa y no se convocó a un concurso público para garantizar la participación de otras compañías que podrían haber acreditado un mejor perfil y experiencia. Adicionalmente, se estableció que le dieron al contratista autonomía para gerenciar y controlar con libertad el megaproyecto, cuyo valor se pactó en 95 millones de dólares.

UNA PÍLDORA PARA LA MEMORIA

Lo curioso de todo esto y bueno es traerlo a la memoria de los cartageneros es que en cuanto el caso de la concejal Gloria Estrada se generó, los primeros en pedir la renuncia de la cabildante fueron precisamente los gremios. A través de un comunicado de prensa los gremios se sumaron a las distintas voces que respaldan la labor de las autoridades y calificaron lo sucedido como un hecho lamentable que socava la confianza en la corporación.

Y fueron más allá porque fue el Consejo Gremial que pidió la renuncia de la concejala ante los hechos en donde la Policía halló un kilo de cocaína, un arma de fuego y más de siete millones de pesos en la camioneta en la que se movilizaba. Argumentaron que esta decisión era necesaria para reanimar la confianza en el Concejo Distrital.

Hoy los hechos y la balanza de la justicia parece que se inclinan en favor de la cabildante toda vez que audios y pruebas dejan en evidencia el deseo de afectar la carrera política de Gloria Estrada por parte de sus enemigos. El afán del pronunciamiento deja mal parado a un sector gremial que no aguardó a que la cabildante fuera vencida en juicio.

Los gremios parecieran convertirse en el comité de aplausos del alcalde de turno y en este caso no ha sido la excepción. Le hacen el juego a un alcalde como William Dau esperando sacar le mejor tajada, según su conveniencia. Cuando el tema no les conviene, no se les escucha su voz, no se pronuncian. Son entidades que están a la expectativa para obtener el mejor dividendo del mandatario que reside en el momento en el Palacio de La Aduana.

EL SICARIATO Y LA INSEGURIDAD A TODOS AFECTA

La crítica situación de la ciudad en cuanto a inseguridad o la ola de sicariato que sacude a la ciudad termina por afectar el gremio del turismo, el comercio y la industria. Tengan en cuenta que el inversionista se alejará y no llegará a una ciudad donde se ajusticia en cada esquina y, en el peor de los casos, se llega a una playa privada y acaban con la vida del fiscal anticorrupción paraguayo, Marcelo Pecci y, los gremios, en silencio.

El desorden administrativo de la ciudad es total pero el sector gremial le sigue el juego a una administración que da palos de ciego y que no ha evidenciado ser el motor de impulso de la reactivación económica que requiere la ciudad. Es de recordar que la historia no pasará la página sin antes haberles calificado su falta de enjundia y verraquera en los momentos donde se debe demostrar que se pueden deponer los intereses mezquinos y particulares por el bien de una ciudad que tanto lo necesita.

Y, por último, al sector gremial no está de más recordarles que están en mora de un comunicado en el que a bien tengan disculparse por el infortunado pronunciamiento con la concejal Gloria Estrada; igualmente que se rechace por parte del sector gremial actuaciones como la del señor Orlando Cabrales por su contratación a dedo en el que le dieron autonomía al contratista con 95 millones de dólares y que reprochen lo que viene sucediendo en la ciudad con la falta de seguridad.

¡Los seguimos esperando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *