Videos sexuales en el Parlamento australiano se viralizaron gracias a un denunciante que filtró las fotos de trabajadores que llevaban prostitutas al edificio. Los empleados realizaron actos sexuales en el Parlamento a donde llevaron prostitutas y uno de los videos muestra a un empleado masturbándose en la oficina de una diputada.

Como escandalosos fueron señalados estos comportamientos por parte del primer ministro australiano Scott Morrison. Videos y fotos sexuales fueron compartidos en los chat y grupos de empleados del Gobierno y fueron revelados el lunes por la noche por el periódico The Australian y Channel 10.

El denunciante, identificado solo como “Tom”, afirmó a los dos medios de comunicación que empleados del Gobierno y diputados usaban a veces la sala de oración del Parlamento para mantener relaciones sexuales y que habían traído a prostitutas al edificio “para el placer de los diputados de la coalición”.

También explicó que un grupo de empleados intercambiaba fotos pornográficas de ellos mismos y que él recibió tantas que se había “vuelto inmune”. Además, habló de una “cultura de hombres que creen que pueden hacer lo que quieren” y aunque estima que los empleados probablemente no hayan violado ninguna ley, “moralmente están acabados”. La reacción por parte del Gobierno no se ha hecho esperar y el escándalo ya le costó el puesto a un consejero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *