• Así lo expresó la funcionaria, en conversatorio con 57 cámaras de comercio del país y los 56 gremios de la producción que han firmado Pactos de Transparencia.  

Con un reconocimiento al trabajo articulado con el Gobierno, que han realizado las Cámaras de Comercio y el sector productivo del país, para cerrarle el paso a la corrupción  e instaurar una cultura de la integridad, la Vicepresidenta y Canciller, Marta Lucía Ramírez, instaló –este miércoles- el Conversatorio “Retos y desafíos del sector privado en la lucha contra la corrupción”. 


“Desde el primer día de nuestro Gobierno hemos venido estableciendo vínculos cada vez más estrechos con el sector privado en ese compromiso que tenemos todos con la transparencia, porque a mayor integridad y mayor decencia, mayores posibilidades de progreso, bienestar y desarrollo para todos”, anotó. 

Agregó que a 53 días de finalizar el Gobierno, se puede decir que millones de pequeños y medianos empresarios y trabajadores están haciendo las cosas con integridad, con transparencia. “Agradezco especialmente a las Cámaras de Comercio, a través de Confecámaras y a los 56 gremios de la producción con los que hemos firmado los Pactos de Transparencia, porque la mayoría de ellos, estuvieron a la altura de las circunstancias y trabajando por la lucha contra la corrupción, identificando con anticipación todos aquellos claro-oscuros en donde había que poner más luz para evitar la corrupción”, anotó.

En el Conversatorio liderado por la Secretaria de Transparencia y Confecámaras, en el que participaron los representantes de las 57 cámaras de comercio del país y los 56 gremios de la producción que han firmado Pactos de Transparencia, expertos internacionales y académicos, la Vicepresidente y Canciller, afirmó que combatir la corrupción, va más allá de leyes, decretos o directivas presidenciales, y se orienta al respeto por los bienes ajenos, al cuidado por los bienes públicos. 

“Cuando en nuestro país se habla de corrupción sabemos que antes de las condenas, debe haber transparencia para prevenir la corrupción, cuando en el Estado y en la sociedad, las decisiones se toman sobre la mesa, en forma clara, transparente, con la luz puesta, entonces se previene la corrupción y seremos exitosos como sociedad, siendo la prevención la que guíe el comportamiento de los actores públicos y de los privados”, afirmó.

La funcionaria destacó que Colombia es ese país que, a pesar de las dificultades acumuladas de muchos años, ha estado en continuo progreso, muestra de ello, son los indicadores que siempre están mejorando, no solamente en el tema económico.  “Este es un país de millones de personas trabajadoras que nos levantamos a trabajar todos los días con el propósito de hacer lo mejor por la sociedad, por las empresas, por las familias, el manejo del Estado. Es un país de millones de personas que hacen las cosas decentemente, que respetan a los demás, que respetan los bienes ajenos, por lo que no podemos dejarnos marcar con el estigma que somos un país de corruptos, porque no es cierto”, afirmó.
Por su parte, la Secretaria de Transparencia, Beatriz Elena Londoño Patiño, resaltó que es más rentable la aplicación de buenas prácticas y de principios del gobierno corporativo, que optar por los atajos que arrojan los actos de corrupción. “Cuando hay más empresas transparentes, hay más rentabilidad, mayor atractivo para los negocios, hay un mejor ambiente y sana competitividad. Eso promovimos en Colombia, hoy es se ven los resultados y toca a seguir con ese ímpetu”, señaló la funcionaria.

Primera Encuesta Nacional de Integridad Empresarial

En el marco del conversatorio, se presentaron los resultados de la Encuesta Nacional de Integridad Empresarial, realizada por la Vicepresidencia de la República, a través de la Secretaría de Transparencia, un instrumento que se aplicó por primera vez en el país y que planteó una línea base frente a los diferentes esfuerzos que adelanta el sector privado para el desarrollo, implementación y sensibilización de mecanismos de integridad corporativa en la lucha contra corrupción en Colombia.


Se midieron cuatro dimensiones: 1. Lineamientos Anticorrupción, 2. Lineamientos de Integridad y Ética; 3. Lineamientos de Rendición de Cuentas y 4. Lineamientos de Seguimiento y Control. Entre los resultados se pudo identificar que el 84,7% de las empresas encuestadas afirma que cuenta con un Plan Anticorrupción, Programa de Cumplimiento o similar y el 15,1% aún no lo tienen. 

También se identificó que el 91,1% de las empresas cuenta con una declaración de principios y valores éticos. En tercer punto evidenció que tan solo el 68,2% de las empresas tiene una estrategia anual de rendición de cuentas de cara a sus grupos de interés. Y sólo el 71% de las empresas afirma tener dentro de su sistema de control interno una evaluación al Plan Anticorrupción, Programa de Cumplimiento o similar; lo cual significa que existe un reto no solo por crear estos programas como tal, sino ir más allá del papel con su efectiva implementación y cumplimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *