Por Luis Adolfo Payares

Quizás alguno dirá que no se parecían, pero sus rasgos afros eran casi muy similares, siendo el cantante cubano mucho más obeso y un poco más bajito que campo. El hecho ocurrió por allá en el año 2005, cuando trabajaba con Campo Elias en la cadena Radial de RCN, y uno de esos días, después del noticiero, me dijo que lo acompañara al aeropuerto ya que debía recoger una encomienda que le habían mandado de Bogotá.

En el trayecto hablábamos de cómo el noticiero iba disparado con la sintonía, la gente llegaba a las oficinas de la RCN después de cada emisión y un día el periodista Juan Gossain de manera jocosa, manifestó que eso no parecía una emisora sino un comando político.

Al llegar al aeropuerto, todo el mundo lo saludaba, los maleteros, los vendedores de chance, los de inmigración, el “Campera” se detenía a escucharlos, e incluso abrazaba a todo aquel que le abría los brazos. Era un aglutinador de masas, nunca vi otro igual, la gente lo seguía, lo admiraba y le decía sin cesar: Campo lánzate a la alcaldía… el sin desparpajo decía: Ya yo soy fósforo guacamayo solo prende en su caja..a la vez que soltaba una carcajada.

Estábamos sentados en una de las oficinas del aeropuerto y al salir por los pasillos, varios turistas que estaban allí, decidieron tomarse fotos con el. El sin ningún rubor, inició la maratón de fotos, la mayoría eran del interior del país, que iban a tomar un vuelo para el exterior. Una de las señoras, dijo: Yo tengo todas sus canciones, por favor cánteme Yolanda, así me llamo… de inmediato Campo, que era afinado para cantar, accedió a cantarle a la fan del cantante cubano, lo hizo sin pensar todavía que lo estaban confundiendo con el cantante. La emoción de la señora fue tal que unas lágrimas corrieron por sus mejillas.

Después de esto siguió llegando más gente, y más gente, y Campo, sintió algo de miedo, porque mucha gente quería tomarse una foto con el, era el auge de las cámaras digitales, los teléfonos todavía no tenías cámaras de última generación. Al final uno de los sujetos dijo: Pero el no es Pablo Milanés, es Campo Elias Teran, locutor y periodista…

Todo el que estaba allí se unió en una sola carcajada; sin embargo Campo dijo: “Yo soy el Pablo Milanés colombiano, los negros nos parecemos…” (risas). El día de ayer el cantante cubano falleció de un cancer que hizo metástasis, de la misma manera que Campo. Gloria en el cielo para ambos, quizás se encuentren en una entrevista, donde Campo le dirá que es mandarinosky. QEPD.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *