Con débiles cimientos de legalidad e idoneidad dos consorcios pretenden participar en el proyecto de la Protección Costera Cartagena y contrario a las pólizas de cumplimiento que se deben presentar, pretenden con fianzas se puedan ajustar debidamente los requisitos de idoneidad y suficiencia para constituirse en prenda de garantía y seriedad con los ofrecimientos en el marco del macro proyecto.

ESO VA NOTICIAS logró establecer que los Consorcios Protección Costera Cartagena 2021, y Proplaya no han ajustado la propuesta a los términos de referencia establecidos y no se acogen a la disposición del documento Conpes del 13 de junio de 2018.

Lo que ha dejado claro la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo es que las garantías que se exijan a los oferentes y contratistas deben ser adecuadas, suficientes y otorgadas por garantes que demuestren contar con el patrimonio técnico requerido para indemnizar los eventuales incumplimientos de sus proponentes y ejecutores de contratos.

Algunas de las razones y las evidencias que demuestran que las fianzas de cumplimiento entregadas por los consorcios Protección Costera Cartagena 2021, y Proplaya, no son aceptables frente a la envergadura del proyecto.

Expertos en la materia consultados por este portal evidencian que una póliza de cumplimiento está contemplada en el Código Civil mientras que una fianza sencillamente está prevista por una relación de particulares y esto no asume los riesgos que se asumen aún de cara a un proceso como la Protección Costera.

Es de aclarar, asegura Efraín Hernández, que las fianzas son una obligación accesoria de una principal que es lo que existe entre el oferente del proceso y una compañía externa; siendo estas unas obligaciones civiles que permiten al emisor retractarse en cualquier momento de esa carga de responder debidamente con el compromiso.

“La entidad o la persona que sea beneficiaria de estas fianzas deberá analizar varios puntos, entre ellos: determinar y establecer cuál es el capital o patrimonio que tenga esa sociedad para respaldar una obligación; mirar el componente de quién vigila esa entidad. En este caso la Póliza o entidad aseguradora está vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia que es su ente rector”. expresó Hernández.

No obstante, asegura el experto, una afianzadora no cuenta con un ente rector, no cuenta con un cuerpo colegiado o una Superintendencia que lo vigile. Esto se da solo a través de una sencilla facturación y deja un vacío que no es el respaldo idóneo que se necesita para un proyecto que como la Protección Costera requiere seriedad, responsabilidad y garantía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *