Por: Edilberto Marrugo Torrente (especial para esova.co)

A propósito de los juegos de la copa Conmebol libertadores realizados en Barranquilla los días miércoles 12 y 13 de mayo de 2021 (Junior de Colombia – River de Argentina y América de Colombia – Minero de Brasil) en medio de la protesta social y de salud en Colombia, no es más que una muestra más de la indolencia y falta de empatía en el futbol con la realidad social, política y económica mundial, pretendiendo mantenerlo en una burbuja.

La idea de los dirigentes deportivos y políticos colombianos de mostrar la sensación de “normalidad” en el país, entre otras con la intención de minimizar la situación social y fortalecer el proyecto Copa América 2021 en Colombia y Argentina, pues bien, se les salió de las manos, mejor dicho, les salió el tiro por la culata; con solo escuchar los comentarios de narradores y comentaristas locales y extranjeros, podemos tener la sensación que fue un desacierto tal decisión; así mismo, al escuchar al Alcalde de Barranquilla “patinar” ante las preguntas de una cadena radial nacional, pensamos que presuntamente la decisión de jugar con esas condiciones, vino de más arriba, es decir los intereses del Junior y sus accionistas, prevaleciendo el interés particular contra la solidaridad hacia un pueblo que lucha en las calles del país. Dio tristeza, ver celebrar a Borja su anotación, como si nada pasara, mientras el reguetón retumbaba a alto volumen en la amplificación del estadio (¿Quién dio la orden?), mientras en las afueras del estadio las bombas aturdidoras retumbaban contra los manifestantes que se oponían a la realización de tan magno evento.    

¿Qué pasará con la copa América 2021?  seguramente nada, se realizará con el apoyo de toda una logística política, militar y unas grandes inversiones que se deberían priorizar en lo social en las actuales circunstancias.  Esto no es nuevo, especialmente en el futbol mundial, basta recordar las condiciones políticas y sociales en las que se realizó el mundial de futbol Argentina 78, bajo la presidencia de facto de Jorge Rafael Videla, miembro de la junta militar que gobernó ese país entre 1976 y 1982, Una dictadura feroz, con miles de asesinatos y desapariciones de los opositores al régimen.  Finalmente, Argentina ganó la final 3-1 ante la Naranja Mecánica Holandesa y todos felices, la alegría opaco la crisis social, pero solo temporalmente, luego de esto, volvieron las protestas y problemas sociales en Argentina.

Encadenando hechos, el 2 de abril de 1982, como una forma de calmar los ánimos sociales y económicos, el entonces presidente militar Argentino, Leopoldo Galtieri y su cúpula de gobierno en un error de cálculo estratégico, político y militar deciden invadir las islas Malvinas, recibiendo la contundente respuesta de Gran Bretaña y su primera Ministra la dama de Hierro Margaret Thatcher, quien justamente estaba en campaña para ser reelegida al primer cargo británico y vio en ese hecho, la oportunidad perfecta para mostrar todo su poderío político y militar y ser reelecta como primera ministra, en lo político, pues ningún país intervino en favor de Argentina y militar al mostrar su poderío como la primera fuerza naval militar mundial. En efecto Thatcher fue reelecta como agradecimiento en la defensa de los intereses británicos.   El punto de la guerra pasaría algo desapercibido, de no ser que entre el 2 de abril de 1982 y el 14 de junio de 1982, el equipo argentino de futbol, en cabeza Diego Armando Maradona y del médico Carlos Salvador Bilardo, se preparaba para defender en España 82, el titulo ganado 4 años antes, desarrollando una serie de partidos de amistosos y algunos oficiales del mismo mundial, mientras sus jóvenes e inexpertos militares eran destrozados literalmente por la fuerza británica por tierra, mar y aire. Lo más triste del hecho, es que muchos argentinos, preferían sentarse frente al televisor a seguir los acontecimientos futbolísticos, antes que seguir los hechos de la guerra sostenida en forma simultánea.

En fin, la copa libertadores sigue, seguramente se reanudará el campeonato local de futbol profesional colombiano, ganará Millos, Tolima, Junior o Equidad y seguiremos en este marasmo social que no nos deja avanzar hacia mejores horizontes de bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *