La Veeduría a la Rama Judicial, Vejuca, fue fundada en el año 2012 y está ad portas de cumplir 10 años de ejercicio de control social y ciudadano. Poco a poco se fue consolidando hasta el punto de convertirse en un referente de los hechos judiciales nacionales e internacionales. En sus inicios, muchas veces tocó las puertas del reconocido veedor Pablo Bustos quien, a su juicio, consideró que era una más de la costa caribe.

Como ciudadano de la capital se entendió que Vejuca era una organización que no captaba su atención. Es así como la Red de Veeduría a la Rama Judicial fue forjando alianzas y estrechando lazos de amistad con los diferentes actores del control social en la ciudad. Y, a pesar de las diferencias, nunca subestimó la importancia de las acciones de estos en las denuncias de las irregularidades. Se hablaba entonces con la verdad y las evidencias para no incurrir en error alguno.

Veedores como Carlos Bossa Ojeda, Héctor Pérez Fernández, Arnulfo Molina, Cesar Cárcamo Cárcamo, Wilson Henriquez, Jaqueline Perea, entre otros, siempre han tenido cercanía y lazos de camaradería con la Red de Veeduría a la Rama Judicial. Mientras que en Cartagena se forjaba la amistad y el control social de las veedurías; desde la capital, el veedor Pablo Bustos, creía tomar la delantera denunciando hechos del orden nacional y mirando por encima del hombro y subestimando lo que podían hacer las veedurías de la costa.

Esto, muy a pesar de que Vejuca, había trabajado también sobre dichos sucesos y que en muchas ocasiones presentaba de primera mano las denuncias vinculándose Pablo Bustos posteriormente. Nunca lograron conversar y aunar esfuerzos para sacar adelante en conjunto estas denuncias pues el veedor Erick Urueta Benavides, de Vejuca, se quedaba sentado esperando la llamada del veedor capitalino.

Hoy Vejuca adquirió relevancia porque fue la primera organización que logró denunciar y que le aperturaran investigación a la exministra de las Tics, Karen Abudinen, lo cual fue cubierto por todos los medios nacionales; mientras que el veedor Pablo Bustos se hizo tristemente célebre porque se tuvo que retractar y presentarle excusas en audiencia preliminar a la senadora Dayra Galvis luego de que quedara sin argumentos y ninguna evidencia en que la parlamentaria tuviera alguna relación con este hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *