Sorprendidos están los líderes sociales cartageneros luego de ver que el alcalde de Cartagena, William Dau Chamatt, toma decisiones, según le convenga. Aseguran al respecto los representantes de la Red de Veeduría a la Rama Judicial, Vejuca, que se torna flojo y falto de carácter para ciertas circunstancias y en otras muestra templanza y autoridad porque le conviene.

Y mientras evidencia la templanza ante los mototaxistas, amenazando incluso de militarizar la ciudad, Cartagena sucumbe ante una ola de sicariato y de inseguridad que exige del mandatario la misma toma de decisiones e incluso con un carácter más firme y decisivo. En menos de 24 horas, han asesinado a dos personas en La Heroica sin que las autoridades hagan algo frente a esta situación.

A lo anterior se suman en infinidades de problemas sociales y estructurales como la movilidad, la protección costera, la Quinta Avenida de Manga, entre otros en los que se ve una decisión firme por parte del mandatario distrital. Señala Erick Urueta Benavides, director de Vejuca que muy a pesar de que la ciudad eligió un alcalde democráticamente no es menos cierto que lo que parecía ser la solución de ingobernabilidad vivida en los últimos años, se ha convertido en una auténtica pesadilla siendo el remedio peor que la enfermedad.

Y es que está claro que desde el interior de la administración se dibujó la crisis de mando y autoridad y nunca se contrarrestaron los problemas estructurales de la ciudad. Ante circunstancias como estas, le ha tocado a las comunidades salir a las calles a protestar y exigir respuestas para que por lo menos se planteen soluciones a los problemas más neurálgicos y urgentes que afronta la ciudad.

En un estado social, la movilización es un derecho constitucional toda vez que es la forma de decirle a los mandatarios que se han equivocado en el desarrollo de sus políticas. Las cifras y encuestas no acompañan hoy al mandatario distrital y la ciudad se desmorona. La administración sucumbe ante los problemas y no se plantean verdaderas soluciones.

Para Urueta Benavides está claro que Dau debe amarse los pantalones ( no por conveniencia para su imagen ) y plantear la misma fortaleza y carácter ante los múltiples problemas que agobian a Cartagena. Se requiere ver la templanza del carácter al alcalde en relación con temas como la ola de sicariatos, la inseguridad, la movilidad e incluso en un tema tan neurálgico como el de los peajes.

Los cartageneros, por ejemplo, nunca vieron al mandatario pronunciarse cuando Lidys, amiga personal del alcalde, protagonizaba una protesta en estos sitios. Y mientras esta situación continúa de esta manera, Cartagena se hunde en un abismo sin fondo del que será muy difícil salir.

2 comentarios en «“Dau: flojo y falto de carácter para unas decisiones y autoritario y firme para otras: esto solo cuando le conviene”: Vejuca»

  1. Estamos pasando por crisis económicas muy lamentables, la canasta familiar a subido en estos últimos meses, falta de empleo , proyectos estancados , todo por que el alcalde wuillian dau se le a dado por “corretear a los malandrines” .. ya es hora que despierte y se ponga a trabajar y dejar de “pendejear”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *