Un descontento es el que se respira hoy en la ciudad luego de que un alto porcentaje de cartageneros señalaran que el alcalde mayor de Cartagena, William Dau, efectivamente debía conocer de antemano el informe de Edurbe con el que se establece que la Tasa Interna de los peajes no se había logrado.

Aseguran que el burgomaestre es el presidente de la Junta Directiva de Edurbe que es la entidad que hace las veces de interventor en este tema que tiene contra la pared a la administración distrital. El alcalde tenía la obligación de, por lo menos, preguntar por las actas y el estado de la situación de los peajes.

“Creo que lo más relevante es que el alcalde debía saberlo porque es su función constitucional gestionar todo lo correspondiente al Distrito. Si existiendo la información no lo sabía es un negligente y omisivo y es igualmente grave. Simplemente no hay explicación válida para no usar una información generada por el interventor del cual además es presidente”, precisó Carlos Alberto González, líder de la ciudad.

Añaden que la preocupación está dada a partir de que el mandatario habría ocultado la información a la ciudadanía cartagenera y aprovechó todo el descontento generado para con un discurso populista encender a los cartageneros en contra de la Concesión Vial. Crítico panorama el que afronta el mandatario distrital quien ha decidido solicitar la renuncia de quien se encargó de elaborar el informe de la TIR pero además, al parecer, le solicitó al dirección de Edurbe dar un giro al informe y retractarse en el mismo.

El ambiente es tenso de cara a la Junta de Edurbe a celebrarse en el mes de marzo donde es de recordar que el alcalde Dau es el presidente y el vicepresidente es el gobernador Vicente Blel Scaf. Y mientras todo este clima muestra grandes nubarrones, el Tribunal de Arbitramento avanza en procura de lograr encontrar un fallo que permita esclarecer la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *