Armando Córdoba se convirtió en el segundo funcionario al que le aplicaron la moción de censura de la administración y, a su vez, en el florero de Llorente con quien, al parecer, acabó la luna de miel entre el alcalde Dau y el Concejo Distrital. Luego de andar de ´pipi cogido’, el alcalde pasó otra vez a los improperios, a las ofensas e insultos.

La ciudad despertó hoy con los problemas de siempre y con la misma práctica de un mandatario que vuelve a ocultar su falta de gestión y mediocridad en un discurso belicoso y pendenciero que lo único que pretende es polarizar la ciudad para obtener réditos políticos en favor de un movimiento que pretende luchar contra la corrupción pero que solo ha quedado solo en el papel pues los escándalos (primera dama, zarina anticorrupción, directora del PES) han evidenciado que el mandatario pretende lanzar piedras a los demás ventanales y se ha olvidado que sus ventanas son de un vidrio bastante frágil.

Para muchos líderes en la ciudad lo dicho por el alcalde hacía parte de algo que ya estaba preparado y establecido por cuanto existía un pacto silencioso y lo único que atendieron los concejales fue un favor para un mandatario distrital que tenía deseo de salir de Armando Córdoba.

Este hecho quedó en evidencia en un audio que trascendió a los medios de comunicación en donde, al parecer, estaría hablando la amiga del alcalde y exzarina anticorrupción, Lidy Ramírez cuando buscaban la reacción y defensa del mandatario a su secretario. Ella asegura que el alcalde les respondió que él llegó solo a la alcaldía y no necesitó el apoyo de nadie a lo que sobrevino un madrazo para el mandatario.

Ya son dos los funcionarios del gabinete a quienes les aplican la moción como parte de un control político de un Concejo que pretende cambiar su imagen e intentar demostrar que se puede trabajar por la ciudad. El alcalde ha dicho que no todos hacen parte de este supuesto ataque reiterado a su administración y ha reiterado que si quieren guerra la van a tener y lo van a encontrar.

El ambiente es tenso en una ciudad en la que los problemas crecen día por día y no hay una salida al laberinto en el que se encuentra. Los concejales le han salido al paso al mandatario y han propuesto una serie de mesas de trabajo como los temas concretos que agobian hoy a la ciudad y le han propuesto al alcalde unirse para sacar adelante esta propuesta y buscar soluciones entre todos.

Culmina una nueva semana y corren ya seis meses de este 2021 en el que poco o nada se ha podido avanzar en un programa de gobierno al que poco o nada se le ha logrado dar cumplimiento. El trabajo del alcalde fue calificado por la Gestión Pública como muy bajo y contrasta con un nivel de popularidad que logra mantener a fuerza de un discurso que se diluye con el paso del tiempo. Los problemas de la ciudad no serán resueltos por cuenta del mandatario distrital quien día a día se queda sin argumentos con los que pueda justificar su mediocridad e incapacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *