La tensa situación por la demolición del edificio Aquarela que se levanta a pocos metros del Castillo de San Felipe y que pone en riesgo el título de Patrimonio Histórico de la Humanidad de la Unesco para Cartagena sigue en vilo por cuenta de la terquedad del alcalde mayor de Cartagena, William Dau, quien hoy ante medios nacionales señaló que espera un fallo de un juez de la República y desconoce la disposición del Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez.

El mandatario insistió en retar al jefe del Ministerio Público desconociendo la orden y señalando que en su fuero interior está convencido de que una situación como esta lo puede llevar a una recusación. “Estoy convencido de que el edificio debe caer y, en efecto, debe caer. Y lo haré cuando un juez me lo ordene y yo tenga tranquilidad jurídica”, precisó el mandatario quien señaló además que no quiere meter a la ciudad en líos de indemnizaciones millonarios.

Al mandatario, en entrevista con la W, le planteraron la posibilidad de que se pueda dar una acción de repetición a lo que el mandatario dijo que una decisión como esta llegaría a un procurador que ya no sería jefe del Ministerio Público. A lo que el mandatario preciso: – ¿Una acción de repetición? y ¿acaso en Colombia las cosas funcionan así de fáciles?. “Quiero cuidarme en salud y cuidar en salud a la ciudad de Cartagena porque el día que esta gente meta una demanda y yo no sea alcalde esta gente va a tener que ser indemnizada y se le tendrá que pagar unos 100 millones de pesos”, puntualizó el mandatario.

Ante los múltiples argumentos que esbozó la Procuraduría para que sea derribado el edificio Aquarela en este momento, el mandatario respondió que el Ministerio Público no se ha pronunciado con relación a los edificios de los Quiroz. Y fue interpelado de inmediato por el periodista y director de la W Radio Julio Sánchez quien le manifestó que esas eran excusas de un niño de primaria.

El debate continúa y no cesa la situación que se ha planteado en torno a la demolición del edificio Aquarela que deja mal parado al alcalde de los cartageneros desconociendo una orden impartida por quien sería de momento uno de sus jefes inmediatos en este momento. Esto le podría acarrear al alcalde una posible suspensión de 12 meses. El alcalde continúa dando la batalla a la espera de que la justicia le de la razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *