Borrachos, uniformados, con armas de dotación y en una panel de la institución era como se movilizaban dos uniformados de la Policía Metropolitana de Cartagena quienes estaban en servicio en inmediaciones del barrio Villa Rosita.

Los uniformados fueron grabados por la comunidad y los videos se hicieron virales a través de las redes sociales. “Mírelos, borrachos y no pueden ni sostenerse”, eran los comentarios que hacían los vecinos del sector mientras los filmaban con celulares.

En las imágenes del video se observa cuando el uniformado está tirado en el pavimento y su compañero trata de ayudarlo para que se pueda poner en pie; sin embargo, al no poder mantener el equilibrio, el uniformado buscar un muro para sentarse.

A primera hora de la mañana, se conoció un comunicado por parte de la Policía Metropolitana de Cartagena en la que se explicó que los uniformados incurrieron en cinco delitos y permanecen privados de la libertad en un calabozo bajo custodia policial.

Abandono de puesto, utilización ilegal de uniformes e insignias, porte ilegal de arma de fuego del estado, daño en bien del estado y daño en bien ajeno fueron los cargos que se le imputaron a los dos patrulleros que se vieron involucrados en este lamentable hecho.

Los uniformados se negaron a practicarse la prueba de alcoholemia y en el comunicado informó la Policía que “…en los exámenes médicos concomitantes con la privación de la libertad, el personal sanitario comprobó de signos clínicos de embriaguez en los dos uniformados quienes, además, deberán pagar por los daños ocasionados al vehículo comprometido en la colisión”. Los uniformados serán puestos a órdenes de un Juez de Instrucción Penal Militar que procederá a definir la situación de los dos patrulleros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *