• Las pruebas evidencian que se trató de un complot en el que el concejal Luis Cassiani está comprometido.

En libertad y por orden de un juez quedó la concejal Gloria, su compañero sentimental Martín Barreto y su amigo Avelino Villamizar. El togado analizó las pruebas o material probatorio presentado por la bancada de la defensa y se llegó a la conclusión de que todo obedeció a un complot en el que estaría presuntamente implicado el concejal Luis Cassiani, el edil Pedro Aponte y el alcalde local 2 Andy Reales.

Estas tres personas se habrían reunido en la residencia del cabildante y allí acordaron ofrecerle hasta 15 millones de pesos a cada miembro de la policía por colocar la droga en el vehículo en el que se movilizaban Martín Barreto con su compañera sentimental.

El plan, según se concluyó, hizo parte de una venganza política. Las tres personas involucradas en este proceso eran investigados tras un confuso hecho en el que le hallaron un kilo de cocaína en la camioneta de Martín Barreto. El juez 11 Penal con funciones de Control de Garantías, Guido Guevara, manifestó su “decepción” al escuchar los testimonios presentados en contra de los agentes de Policía que participaron en el operativo. El juez consideró que la actitud del policía que realizó la captura, no guardo los protocolos necesarios que determina la ley. “La panela de droga incautada paso por muchas manos”, dijo.

Y añadió: “Resulta sospechoso, y va en contra de la razón y los presupuestos legales el modus operandi de los policías enfocándose solamente en la camioneta de Martín Barreto. ¿Por qué no se capturó a Braulio Vanegas si estaba sentado en la parte de atrás del piloto? ¿Por qué no le hizo anotaciones a los acompañantes del otro carro? Esto permite concluir que hay veracidad en lo presentado por la defensa”, dijo el juez.

Cabe recordar que Enrique del Río, abogado de la concejala Gloria Estrada, presentó pruebas para demostrar la inocencia de su cliente, entre ellas el audio de una entrevista que tuvo Martín Barreto, compañero sentimental de la cabildante con el capitán de la Policía, Iván Darío Cadena Tanganá, en la que se evidencia un presunto entramado entre los uniformados para introducir el estupefaciente en el vehículo.

Diana María Giraldo, delegada de la Procuraduría no presentó objeción para revocar la medida de aseguramiento en su contra. “Tras escuchar los hechos y analizar el material probatorio de un presunto falso positivo en contra de los imputados, coincido con la corta intervención del fiscal que hay elementos para inferir que hubo irregularidades en el operativo, como retaliación política”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *