Por El Gran Chambaculero

No puedo quedarme callado ante tanta ignominia en mi ciudad. Como ciudadano debo dar a conocer mis puntos de vista sobre la anarquía que vivimos por el mal manejo que el señor alcalde, William Dau Chamat, le está dando al Distrito. Todos los días injuria a alguien, basado en suposiciones; y de igual forma no pasan horas sin órdenes judiciales que lo obligan a retractarse. Me atacan cada vez que coloco un twitter contra Dau, pero no me importa porque no le temo, ni a sus bodegas.

Ha quedado claro en estos casi 10 meses de gobierno que su estrategia está basada en la calumnia y lo cierto es que no le importa a quien le haga daño, y si es una mujer, indefensa, menos. Solo le basta el hecho de haber estado en la administración anterior para despotricar y tratar de malandrina y corrupta a la ex funcionaria. Señor Alcalde, ¿se ha puesto usted a pensar en los padres y familiares de estas personas que, además, nada tienen que ver con su actuar, en caso de que hayan cometido algún acto cuestionable? Estoy seguro que no, pues para usted lo único importante exponer, a quien considere malandro, como carne de cañón, al escarnio para que el pueblo la juzgue y de paso usted se victimiza argumentando que los clanes no lo dejan gobernar. No se da cuenta que ha sido incapaz de adelantar un solo proceso licitatorio, ni una sola obra para los cartageneros y que por su falta de inteligencia emocional pierde los estribos ante cualquier situación.

En el ejercicio de sus denuncias ha vilipendiado a mucha gente, no se cansa de tratarlos de corruptos, e incluso, como cree que la ley funciona de acuerdo a sus conjeturas, los deja expuestos ante la picota publica y allí son juzgados inmisericordemente nada más porque para usted los entes de control son inoperantes y la justicia es muda. Señor Dau, no ha sido capaz de dar explicaciones sobre las denuncias de sobrecostos en la adquisición de elementos de bioseguridad, la falsedad en documento de la impoluta y arrogante primera dama, que se escuda en el color de su piel para esconder sus prejuicios y también victimizarse.

Como los cartageneros vivimos pendientes al reality de la Alcaldía y usted de su audiencia, entonces debe armar un show y decir cualquier barbaridad para mantener el rating. Pero sus denuncias no llegan a nada porque nunca tiene pruebas. La paquidermia del gobierno es evidente porque solo está pendiente a los presuntos casos de corrupción, pero no gobierna. Duele transitar por la ciudad y verla llena de huecos. Duele ver como sus funcionarios, lo imitan tratando mal a la gente y denunciando hechos sin pruebas, solo para complacerlo. Ha dicho en repetidas ocasiones que la ciudad está quebrada y, sin embargo, ha hecho incorporaciones por casi 200 mil millones que dejó la administración anterior. Señor Dau ya está bueno, dedíquese a gobernar y deje de mostrarse como una vieja chismosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *