Por Danilo Contreras

Doctor Gustavo Petro:

No creo que sea casual que en los últimos meses Usted haya insistido en hacer presencia en Cartagena y la provincia bolivarense. Sin duda Usted ha percibido e interpretado la gravedad de la crisis política, social y económica que padece la vieja metrópoli y los municipios del departamento al denunciar desde un atardecer de octubre del año anterior en los territorios ancestrales de la Boquilla, que Cartagena es hoy la “ciudad del hambre” en vez de la “ciudad fantástica” que promocionan los medios y los panfletos. Acude usted en buena hora a brindar apoyo a quienes padecen en nuestro terruño.

Por eso aprovechamos la oportunidad para encomendarle un mandato que es ineludible para que la dignidad y la justicia se restablezcan para la inmensa mayoría de paisanos cartageneros y bolivarenses que padecen pobreza y ausencia de oportunidades, jóvenes, mujeres, padres y madres sin empleo, afros, informales, excluidos todos por élites locales y nacionales que no se cansan de imponer sus privilegios a costa de la disolución del cuerpo social. Esto último no es un giro retórico sino una evidencia patética que se expresa en violencia, muerte e intolerancia cotidiana. Una reciente encuesta de Cartagena Como Vamos señala que el 69% de los cartageneros nunca cumplen normas de convivencia, el 81% no ejerce participación ciudadana, mientras que el 79% se siente inseguro en la ciudad.

Son demasiados los problemas; sin embargo, entiendo que hay temas que merecen prioridad desde lo nacional en la perspectiva de un gobierno del Pacto Histórico.

El primero a mencionar es la adaptación de Cartagena al Cambio Climático, toda vez que, en la actualidad, con cuantiosos recursos del Distrito y del Gobierno Nacional se adelanta el proyecto de Protección Costera cuya finalidad es proteger a la ciudad de la elevación de los niveles de la mar prevista en entre 20 y 60 centímetros para las próximas décadas. La preocupación de muchos conciudadanos radica en que este proyecto estratégico, de nuevo, privilegia los intereses de los contratistas y desdeña los intereses de la generalidad. Es por ello por lo que no pocas voces de expertos, incluidos organismos oficiales y gremios especializados, han dicho que el proyecto afecta gravemente el patrimonio monumental de la ciudad y, lo que es peor, las obras no servirán al fin loable de la adaptación climática. Hoy estamos arrojando el dinero al mar y a los bolsillos de contratistas que se imponen reiteradamente sobre el bienestar colectivo.

El patrimonio monumental de Cartagena que es orgullo e insignia internacional de nuestra vieja ciudad Heroica está en riesgo y sometido al capricho de las mencionadas elites locales y nacionales que incluso llegan al cinismo de heredar los beneficios de su explotación por décadas, tal y como se denuncia en recientes incidentes sobre la administración del Fuerte del Pastelillo en Manga.

En perspectiva regional, en menester que la ciudad recobre su protagonismo nacional e internacional como emporio de oportunidades del comercio y cadenas productivas de innovación, entre ellas el cluster agroalimentario que puede generar chances de bienestar para el campesinado bolivarense, los emprendedores y empresarios en el territorio en una sinergia nueva determinada la solidaridad, la sostenibilidad y la participación de la productividad.

Nuestro territorio es fértil y extenso en recursos naturales, tierra y agua, que hoy esta siendo desaprovechada como sucede con el Distrito de Riego de Marialabaja, un área de 20 mil hectáreas subutilizadas, en donde el agua se desperdicia en infraestructuras obsoletas, oxidadas y carentes de vías. Todo eso a 40 minutos de la Bahía de Exportación. No es excusable ese negligente olvido.

Nuestro departamento tiene la particularidad de estar surcado por los dos más importantes ríos del país que nos permitirían conectar a través del Canal del Dique y otros puertos fluviales potenciales en el sur profundo de Bolívar, lo que los expertos denominan el “hinterland”. Una oportunidad logística para la exportación de nuestra producción agropecuaria subestimada. Cartagena y Bolívar deben convertirse entonces en plataforma de la cadena agroalimentaria para acabar el hambre en lo local y exportar lo que siembran nuestros campesinos, a quienes deben abrírseles las puertas de la innovación, la ciencia, la tecnología y los mercados. Que su gobierno sea la oportunidad para soñar con restablecer la línea férrea desde la Bahía hacia el interior del departamento y del país, lo que ayudaría al turismo y a la logística de cargas.

Finalmente llamamos su atención para que las políticas que ha pregonado y aplicado en relación con el fortalecimiento de la economía popular, tengan epicentro en Cartagena y Bolívar, para que los mototaxistas tengan nuevas oportunidades de reconversión en la economía estructurada y no sigan los problemas de accidentalidad que en los últimos días nos deparó la trágica muerte de una joven médico y del conductor de la mototaxi en la que se transportaba, o a los comerciantes callejeros que ameritan, como usted lo señala, de capital, espacio que se traduce en mercados y conocimiento y educación para dignificar su existencia y llevar todos los días el pan a la mesa de los hijos.

Ayúdenos a equilibrar la mesa de la democracia a efectos de que los excluidos puedan sentarse a concebir entre todos el presente que nos han arrebatado y el futuro que podemos compartir.

Nuestro extraordinario escritor German Espinosa relató alguna vez: “Mi ciudad natal tenía algo de despojo, de bien derrelicto. Más, en medio de ese marco ruinoso y nostálgico, pululaba la alegría afrocaribe, florecía un sentido dionisíaco de la ciudad”. Que su gobierno, al cual nos convoca la esperanza, sea la oportunidad de rescatar a Cartagena de su actual naufragio.

Un comentario en «¡CARTA ABIERTA A GUSTAVO PETRO!»

  1. Resulta Inconcebible Que El Pacto Histórico Despreció La Presencia Del Dr. Danilo Contreras En Las Lista Cerrada A La Cámara por Bolívar, Carlos Vergara.

    Para Hacer Alianza Con Los Dos Candidatos Impuestos Por WILLIAM DAU CHAMAT.

    No voy Apoyar Está Lista, Producto de una Imposición de William Dau Chamatt.

    Quién en Una Clara Participación Politiquera, Hace lo que le Viene en Gana.

    No Respeta La Institucionalidad Del País.

    Ésto es Corrupción y no se compadece con El Discurso de GUSTAVO PETRO URREGO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *