El pasado 20 de enero se conmemoraron 42 años de la tragedia de la corraleja en Sincelejo, Sucre, en donde tres niveles de palcos se desplomaron y causaron la muerte a más de 500 personas y un sinnúmero de heridos.

Ese día era domingo y se conjugaba la lluvia con la madera y el tumulto de gente que disfrutaban el espectáculo taurino. Es preciso indicar que las festividades fueron suspendidas por más de 19 años y se retomaron en 1999. En esta fecha de 2022 nuevamente fueron celebradas estas festividades.

Muy a pesar de que en estos 42 años los defensores de animales han utilizado todos los mecanismos para evitar que las corralejas se realicen y que cursan leyes e iniciativas para que sean canceladas definitivamente, algunos insisten en realizar dichas corralejas, sin importar el mal trato animal y el riesgo que corren los seres humanos.

Paradójicamente, el 26 de julio de 2022, un domingo, se repite la tragedia en El Espinal, Tolima dejando catorce muertos y más de 300 heridos. Esto es que se desplomó una gradería en pleno espectáculo taurino. Esto en medio de la celebración de las fiestas de San Pedro.

Igualmente genera indignación que en nuestro departamento de Bolívar se sigan realizando dichas corralejas sin importar los riesgos. Hoy en Cartagena existe una gran controversia e incluso con acciones judiciales y de control político para evitar a toda costa las corralejas en el corregimiento de Bayunca.

Consultado el veedor a la Rama Judicial, Erick Urueta Benavides, precisó que los seres humanos, a pesar de que conozcan su historia, no se aplica el adagio popular de que ‘quien no la conoce está condenado a repetirla’; y en este caso, las célebre va en contravía, toda vez que en materia de corralejas, a pesar de que se conoce la historia, se vuelve a repetir la tragedia.

De la misma manera, el veedor solicitó la suspensión inmediata de todos estos eventos teniendo en cuenta la tragedia acontecida en El Espinal y so pena de aplicar acciones judiciales penales de las personas que pretendan llevar a cabo estos espectáculos tanto de mal trato animal como de riesgo para el ser humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *